PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Ana Botín, presidenta del Banco SantanderAna Botín, presidenta del Banco Santander. / EFE

El Banco Santander descarta las fusiones, porque juega en otra ‘liga’, según Ana Botín

La compra del Banco Popular le ha permitido tener un tamaño suficiente, con un 20% de cuota en el mercado y liderazgo en segmentos muy rentables como banca privada o banca corporativa

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha considerado este martes que la entidad está “en una liga distinta, en una liga global” y no necesita comprar más entidades para crecer pues puede hacerlo con su propio negocio gracias a que cuenta con 145 millones de clientes en el mundo.

En un encuentro interno en el que ella misma responde a preguntas de los empleados del banco, Botín ha explicado que el grupo cuenta con una escala que le permite crecer de forma orgánica gracias a la cifra de clientes y los 5.000 millones anuales que destina a invertir en tecnología y digitalización.

Preguntada por el nuevo proceso de consolidación en España tras el anuncio de la fusión de CaixaBank y Bankia, Botín insiste en que el Santander está centrado en el crecimiento orgánico y rentable y no necesita compras para crecer, según fuentes próximas al evento.

En los últimos tiempos el banco ha ido trasladando la idea de que en el proceso de consolidación del sector en España ya jugó su papel con la compra del Banco Popular, lo que le ha permitido tener un tamaño suficiente, con un 20 % de cuota en el mercado y liderazgo en segmentos muy rentables como banca privada o banca corporativa.

En la misma línea de Botín, el consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, avanzó recientemente que en este partido a la entidad ya no le toca jugar, aunque el banco siempre añade la coletilla de que analizará cualquier operación que pueda tener sentido y cumpla con sus criterios estratégicos y financieros.

En el mismo encuentro con los empleados, Botín también ha dicho que el Santander puede hacer mucho en Europa para aumentar el potencial de crecimiento en la región y avanzar hacia un modelo de negocio común en el Viejo Continente, simplificando la oferta de productos y servicios y la organización.

El banco opera en Europa con cuatro bancos -España, Reino Unido, Portugal y Polonia- que representan en conjunto el 35 % de los beneficios del grupo y aportan 28 millones de clientes, de los que unos 10 millones están vinculados y casi 15 millones son digitales.