PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
BBVA

El BBVA defiende un sistema de pensiones de cuentas individuales nocionales de reparto

También apuesta por la "mochila austríaca", que acumula la aportaciones de las empresas para casos de posibles despidos, pero, si no los hay, ese dinero se capitaliza

Los economistas del BBVA han abogado por afrontar ya una reforma profunda de las pensiones, con la introducción progresiva del modelo de cuentas individuales nocionales de reparto, en el que cada trabajador lleva apuntadas sus cotizaciones y con las que se establece su jubilación.

La asociación Deusto Business Alumni ha celebrado este viernes un encuentro telemático sobre el futuro de las pensiones tras el covid-19, con José Antonio Herce, presidente del Foro de Expertos del Instituto BBVA de Pensiones, y Rafael Doménech, responsable de Análisis Económico de BBVA Research.

Doménech ha detallado la situación de crisis económica, “la más intensa desde la segunda guerra mundial. El consenso es que la caída del PIB en España, a pesar de la recuperación incipiente, se va a situar por encima del 10 % este año”.

“La crisis también tiene un impacto muy grande sobre las pensiones, por la disminución de los ingresos por cotizaciones sociales. La Seguridad Social ya tenía un déficit importante, en 2019 cercano a los 18.000 millones de euros, el 1,4 % del PIB, y sin duda en 2020 va a aumentar”, ha detallado.

Como los ingresos de la Seguridad Social se mueven en línea a como lo hace el PIB, si éste cae el 10 o el 11 %, los ingresos van a bajar en la misma medida, “pero el gasto va a seguir aumentado, porque hay más pensionistas y crece también la tasa de sustitución -los nuevos cobran más-“.

¿Qué hacer? Lo primero, ha respondido Doménech, es resolver la urgencia del corto plazo, “proteger nuestro tejido productivo y evitar un desempleo estructural, y para ello hay que consensuar políticas. Por eso es buena noticia el acuerdo para extender los ERTE, proporciona certidumbre. Además, hay que aprovechar la ayuda internacional, que es mucha”.

Pero con esto “no basta”. Además de reformas para bajar el desempleo y reducir los gastos de las Administraciones, hay que actuar directamente sobre las pensiones.

El economista del BBVA Research ha abogado por introducir cuanto antes y de forma progresiva el citado modelo de cuentas individuales nocionales de reparto, un sistema en el que cada trabajador lleva apuntadas sus cotizaciones y con las que se establece su jubilación.

También ha defendido la “mochila austríaca”, que acumula la aportaciones de las empresas para casos de posibles despidos, pero, si no los hay, ese dinero se capitaliza.

Herce, por su parte, ha apostado igualmente por una reforma “sustantiva: si el transatlántico sigue a la deriva que lleva encallaremos tarde o temprano. Las pensiones tal y como están pensadas hoy no se van a poder pagar, y necesitamos que sean pagables y sostenibles”.

“Antes del covid estábamos con un pacto de Toledo parado. Lo que aleteaba en el ambiente era la actualización de las pensiones con el IPC, que ya veremos a ver cómo queda cuando se aprueben los presupuestos, y el postergamiento del factor de sostenibilidad”, ha dicho.

“También hay advertencias de que se pueden retirar las deducciones de los planes individuales para pasarlas a los planes de empleo, lo que veo innecesario y deja sin apoyo a los complementos de la mitad de los autónomos”. ha señalado.