PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Antonio Béjar (d) cuando siendo presidente de Distrito Castellana Norte (DCN) presentó el proyecto con Manuela Carmena, entonces alcaldesa de Madrid, y el ministro de Fomento de aquella etapa, Íñigo de la Serna.

El BBVA paga 1,7 millones de euros a Antonio Bejar, implicado en el caso Villarejo-Francisco González

BBVA ha alcanzado este viernes un acuerdo con el que fuera presidente de Distrito Castellana Norte, Antonio Béjar, despedido el pasado mes de septiembre en el marco de la investigación interna de las relaciones del banco, cuando era presidido por Francisco González, con el excomisario Villarejo, cuyo importe es de 1,7 millones de euros.

PUBLICIDAD

Tras más de dos horas de deliberaciones dentro y fuera de la Sala del juzgado nº 12 de lo Social de Madrid, y a instancias de la jueza, las partes han llegado a un acuerdo, del que se desconocen aún los detalles, pero que evita la celebración del juicio.

En el auto de conciliación que han firmado ya ambas partes se indica que Béjar desiste de su demanda, y que acepta “no competir” por un plazo de 24 meses, hasta febrero de 2022, lo que supone que en ese periodo de tiempo no realzará actividades en empresas competidoras de BBVA o de su filial Distrito Castellana Norte, ni directa ni indirectamente.

Por ello recibirá una compensación bruta de 1.700.000 euros, que se abonará prorrateada en 24 meses (70.833,33 al mes); el primer pago está previsto que se efectúa el 25 de marzo.

PUBLICIDAD

De estos 1,7 millones de euros, Béjar consolidará 890.000 euros brutos, en tanto que los 910.000 restantes deberán ser reintegrados en caso de que sea condenado a más de un año de cárcel en la causa que investiga, en la Audiencia Nacional, los presuntos trabajos realizados por Villarejo para el banco.

Los términos del acuerdo también mencionan un préstamo de vivienda cuyo saldo vigente es de 274.176,09 euros y que en dos meses tendrá que convertirse en un préstamo con las condiciones fijadas para ex empleados.

A finales de julio de 2019, Béjar fue destituido como presidente de Distrito Castellana Norte -sociedad participada por BBVA-, tras ser citado por la Audiencia Nacional en la investigación del espionaje que encargó BBVA al excomisario en 2004 y que se prolongó hasta 2017.

Los motivos alegados por el banco para proceder al despido fue la gestión de las relaciones del banco con Cenyt, empresa vinculada al excomisario, y la destrucción de documentos.

PUBLICIDAD

Aunque la idea era que el banco readmitiera a Béjar tras el cese de sus funciones en la sociedad inmobiliaria, el banco confirmó en septiembre su despido, explicando que se produjo como consecuencia del “procedimiento interno” iniciado un año antes para aclarar los vínculos de la entidad con Villarejo.

Antes de asumir la presidencia del Distrito Castellana Norte, Béjar había sido director de Riesgos y Recuperaciones Inmobiliarias de BBVA, y en su primera declaración en la Audiencia Nacional negó haber participado en las contrataciones al excomisario.

Sin embargo, mostró su voluntad de colaborar con la Justicia y explicó que los servicios prestados por la empresa Cenyt para su área de responsabilidad estarían relacionados con el seguimiento de clientes morosos.

A finales de julio de 2019, BBVA también fue imputada como persona jurídica por los delitos de cohecho, descubrimiento y revelación de secretos y corrupción en los negocios por los pagos que hizo durante años al excomisario a cambio de trabajos de espionaje.