PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
El expresidente del Banco Popular Emilio Saracho.

El exCEO de Saracho reconoce las filtraciones que hundieron al Banco Popular, pero no su procedencia

El ex consejero delegado del Banco Popular durante la presidencia de Emilio Saracho, Ignacio Sánchez Asiaín, ha admitido este miércoles en la Audiencia Nacional que era consciente de las filtraciones sobre el estado de la entidad poco antes de su resolución, aunque nunca llegó a conocer su procedencia.

PUBLICIDAD

En su declaración como investigado, Sánchez Asiaín ha recordado que su llegada se produjo apenas días después de que la entidad reexpresara las cuentas del ejercicio de 2016, que hizo ascender las pérdidas de ese año a 3.611 millones de euros, por lo que no pudo participar en su comunicación al mercado.

Según fuentes jurídicas, el ex número dos de Saracho se ha desmarcado así del hecho relevante que el Popular envió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el 3 de abril de 2017, y que explicaba que la corrección causaría un impacto de 550 millones a recoger en los resultados del primer semestre.

Esta comunicación ha sido criticada en las últimas semanas, entre otros, por el exvicepresidente del Popular bajo el mandato de Ángel Ron, Roberto Higuera, porque le extrañó que se le trasladara al auditor externo de PwC y al organismo supervisor como un hecho consumado, sin consultarlo antes con el resto del Consejo de Administración.

PUBLICIDAD

En su interrogatorio, Sánchez Asiaín ha indicado que su función era mantener reuniones con el Banco de España, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y la Junta Única de Resolución (JUR), con la que tuvo que lidiar cuando el Popular fue resuelto el 7 de junio de 2017.

Aquella operación, que vino acompañada de la venta de la entidad al Santander al precio de un euro y que supuso la amortización o reducción a cero tanto de acciones como de deuda subordinada, desencadenó multitud de frentes legales por parte de los inversores, que buscaron el amparo de la justicia europea y llevaron ante la española a los dos últimos equipos gestores.

Aunque estaba citado para el próximo diciembre, el juez de la Audiencia Nacional ha adelantado, por temas de agenda, el interrogatorio a Sánchez Asiaín, investigado en la segunda de las piezas separadas del caso sobre los 108 días de gestión de Saracho y la supuesta campaña de desprestigio que, según las acusaciones, hizo caer el valor de la cotización para obtener beneficios.

PUBLICIDAD