PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Pablo Iglesias e Irene Montero. | EFE

Irene Montero aboga por ‘nacionalizar’ el alquiler

Sólo admite medidas compensatorias para los arrendadores que hayan perdido su empleo o reducido sus ingresos, perjudicado a todos los demás propietarios

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha abogado por que el Gobierno permita suspender el pago del alquiler de pisos y locales comerciales a los afectados por la crisis del coronavirus, con medidas compensatorias, aunque sólo para los arrendadores que también hayan perdido su empleo o hayan reducido sus ingresos. Para los demás, aunque sea un propiedad privada, ninguna compensación. Con medidas como ésta, y otras, España cada día intenta parece más a la Venezuela de Maduro, el amigo de Unidas Podemos.

PUBLICIDAD

“Tenemos que ser capaces de proteger a todas las personas que están viéndose en muchas dificultades para pagar el alquiler de su vivienda y de su local, si son pymes o autónomos, sin desproteger a los pequeños propietarios que a lo mejor también están en una situación difícil”, ha dicho este jueves en una entrevista en La Sexta.

Montero, que ha confirmado la falta de consenso dentro del Ejecutivo en torno a este asunto, ha insistido en que están trabajando para “intentar que salga una propuesta lo más cercana posible a los ciudadanos afectados”.

En la órbita de Unidas Podemos culpan a la ministra de Economía, Nadia Calviño, de que el Gobierno todavía no haya decretado ninguna medida de suspensión de los alquileres.

PUBLICIDAD

Algunas fuentes aseguran a Efe que el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), José Luis Ábalos, está a favor de “tomar medidas de calado” en este ámbito y que está actuando de “ariete” para que la vicepresidenta Calviño flexibilice su posición.

En esa línea, Irene Montero ha confiado en que finalmente puedan “dar una solución que permita suspender esos pagos de alquileres y ayudar a esas personas, ya sean pymes, autónomos o ciudadanos que se han quedado sin empleo o han reducido sus ingresos”. Mientras tanto, los legítimos propietarios verán como su alquiler es nacionalizado sin contraprestación alguna.