PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Jaime Echegoyen, presidente de SarebEl presidente de Sareb, Jaime Echegoyen.

Javier García del Río, exdirector de Solvia, nuevo CEO de la Sareb

Sareb refuerza su equipo directivo con la incorporación del ex director general de Solvia Javier García del Río como director general adjunto al presidente del denominado banco, Jaime Echegoyen, un cargo a todos los efectos equiparable al de consejero delegado.

PUBLICIDAD

El nuevo directivo fue el máximo responsable de Solvia entre 2014 y 2019, periodo en el que logró que la entonces división inmobiliaria del Banco Sabadell se convirtiera en uno de los líderes del mercado, según un comunicado de Sareb.

Al mismo tiempo fue subdirector general del Sabadell, entidad a la que se incorporó en 2012 procedente de la CAM, la caja alicantina que el banco catalán compró en subasta por un euro.

Ingeniero Industrial de formación, cuenta con un MBA en el Instituto de Empresa, y hasta 2010 fue gerente de proyectos en The Boston Consulting Group.

PUBLICIDAD

García del Río accede en este momento al cargo de consejero delegado de Sareb para liderar inmediatamente el negocio de la compañía, explica la sociedad.

Para Echegoyen, la incorporación de García del Río, “con una dilatada experiencia en el sector”, permitirá a Sareb dar un impulso a la estrategia del negocio que la compañía lanzó el año pasado y que les llevará a comportarse cada vez más como una inmobiliaria.

Con el nombramiento de García del Río, Sareb recupera su figura de número dos, que dejó de tener cuando Echegoyen asumió la presidencia de la compañía tras la marcha de Belén Romana.

El fichaje sirve para reforzar el equipo directivo a pocos meses de que Sareb cumpla el ecuador del mandato que las autoridades económicas le dieron para desinvertir ordenadamente los activos adquiridos a las entidades que recibieron ayudas públicas.

PUBLICIDAD

Hasta el momento, Sareb ha reducido en casi un 50 % su cartera de préstamos, fundamentalmente en situación de mora, y vendido más de 100.000 inmuebles.

La deuda que Sareb emitió para adquirir estos activos ha sido ya cancelada en más del 30 %, recuerda la compañía.