PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
El viaducto de Adif en ValladolidEl viaducto de Adif en Valladolid.

La AIReF denuncia el despilfarro de 55.888 millones de euros en el AVE por su rentabilidad ‘nula y mínima’

Este fuerte desembolso contrasta con la "insuficiente" inversión en Cercanías, 3.600 millones entre 1990 y 2018, pese a ser el transporte ferroviario que acumula el 90 % de los usuarios del ferrocarril en España

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha advertido este jueves de un exceso de inversión en los proyectos de alta velocidad ferroviaria, planteados “sin tener en cuenta” criterios de movilidad y cuyos beneficios sociales “no compensan” el coste de su construcción, que asciende a 55.888 millones de euros en los últimos 35 años.

Según su informe sobre la inversión en infraestructuras del transporte, el fuerte desembolso en la red de AVE, 55.888 millones de euros, contrasta con la atención “insuficiente” que recibe el servicio ferroviario más usado por los españoles, el Cercanías, que necesita un impulso económico para satisfacer la creciente demanda y modernizar sus trenes.

Durante su intervención, la presidenta de la AIReF, Cristina Herrero, ha destacado el “enorme esfuerzo” realizado por España en los últimos 35 años “para converger y lograr su conectividad con el resto de redes europeas”.

Prueba de ello es su red de alta velocidad, la segunda más extensa del mundo por detrás de China, y en la que se han invertido más de 55.888 millones de euros, de los que 14.086 millones, un 25,2 %, se han costeado con financiación europea.

Sin embargo, a pesar de las mejoras en los tiempos de viaje y en los costes de transporte, el bajo nivel de utilización de estas infraestructuras pone en tela de juicio su rentabilidad.

Además, el informe destaca cómo estas infraestructuras han aumentado la disparidad provincial, beneficiando más a las provincias que ya se encontraban en una situación ventajosa antes de la llegada del AVE.

Todo ello se traduce en una rentabilidad socioeconómica entre “nula y mínima” en todos los corredores, muy lejos de los mínimos exigibles por la Unión Europea, motivo por el que desde la AIReF defienden que es necesario “reevaluar” todos los proyectos pendientes, y fomentar el uso de los ya construidos.

Este fuerte desembolso contrasta con la “insuficiente” inversión en Cercanías, 3.600 millones entre 1990 y 2018, pese a ser el transporte ferroviario que acumula el 90 % de los usuarios del ferrocarril en España, y registrar un número de viajes que se ha duplicado en tres décadas.

La AIReF ha animado a apostar por esta red, gestionada por ADIF y Renfe, y ha instado a integrarla dentro de los consorcios de transporte público metropolitano, “que ahora no tienen opinión o influencia sobre horarios, frecuencias o tarifas”.

CREAR UNA AUTORIDAD INDEPENDIENTE

Como sucede con la alta velocidad, el informe detecta una falta de planificación a corto plazo en unos planes que tienden a mostrarse igual de ambiciosos en épocas de prosperidad económica que de crisis.

Ante este panorama, el organismo, que insta a una mayor transparencia, sugiere establecer una ley transversal de movilidad que dé cobertura a la planificación en materia de infraestructuras, priorizando proyectos y vinculándolos con la situación presupuestaria.

También aconseja fortalecer la consulta pública a la hora de adoptar decisiones, implantar un mecanismo de evaluación específica para los llamados “macroproyectos”, y crear una autoridad independiente de evaluación, que tenga en cuenta los datos y vigile por que se cumplan los criterios técnicos.

SUBVENCIONES A RESIDENTES

El informe de la AIReF también analiza las subvenciones a los billetes de avión para los residentes en Canarias y Baleares, ayudas a las que tilda de “poco eficientes”, entre otros motivos, porque el aumento de la bonificación al 75 % se ha traducido en un incremento significativo en el precio.

Este repunte, que rompe la tendencia a la baja que se venía registrando desde hace diez años, es del 12 % en los vuelos entre la Península y las Islas Canarias, y del 15 % en los realizados entre la Península y las Islas Baleares, una tendencia que se acentúa en los trayectos con mayor porcentaje de residentes.

No obstante, el coste de los billetes ha bajado un 47 % para los residentes gracias al incremento de la subvención, si bien se ha incrementado un 14 % para los no residentes, una circunstancia especialmente relevante en comunidades con tan alta especialización turística.

Estas ayudas se distribuyen además de forma “muy desequilibrada”, ya que acceden a ellas con mayor frecuencia las personas que más viajan, que son a su vez las que tienen una renta más elevada, ha dicho Herrero.

En este contexto, la AIReF propone subvenciones a cuantía fija, y estudiar mecanismos para que se repartan de forma más igualitaria, limitando, por ejemplo, la cuantía de las ayudas por persona.

CAÍDA DE LA INVERSIÓN

En conjunto, el organismo constata una “fuerte caída” de la inversión de infraestructura desde la última crisis financiera, una circunstancia que, de mantenerse, podría suponer que muchas instalaciones, construidas en los años de bonanza económica, comiencen a perder su capacidad de ofrecer servicios a máxima calidad.