Programas del sabado
La banca confía en que ómicrom no estropee sus planes

La banca confía en que ómicrom no estropee sus planes

29 noviembre, 2021
|
Actualizado: 29 noviembre, 2021 13:08
|

Los consejeros delegados de las principales entidades financieras españolas han confiado este lunes en que la nueva variante del coronavirus, ómicrom, sea leve y no influya en la recuperación de la economía ni contribuya a que se prolongue el repunte de la inflación.

Asimismo, se han mostrado de acuerdo con la prudencia aconsejada por el supervisor europeo, el BCE, y por el Banco de España, a la hora de liberar las millonarias provisiones que dotaron al principio de la pandemia y que hicieron que muchos de ellos se anotaran pérdidas, debido al elevado grado de incertidumbre que aún existe.

En una mesa redonda celebrada en el IV Foro Bancario organizado por el diario El Economista, los consejeros delegados del Banco Santander, CaixaBank, Sabadell, Bankinter y Kutxabank se han mostrado optimistas, pero han reconocido que aún hay mucho que hacer para mejorar la rentabilidad, y más con tipos de interés negativos.

El consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, ha advertido de que las nuevas variantes del virus pueden influir en la política monetaria del BCE y en concreto en las compras de bonos de países de la eurozona, que revisará en abril y que podrían bajar a 50.000 millones de euros mensuales o, incluso, a 20.000 desde los 100.000 actuales, dependiendo de la inflación y de la recuperación.

Hasta el pasado viernes, cuando explotó la noticia de la nueva cepa y se hundieron las bolsas, el mercado aceptaba los postulados del BCE, que consideraba que el repunte de la inflación era temporal que volvería a niveles cercanos al 2 % en 2022, por lo que una subida de tipos era altamente improbable.

Por su parte, el «número dos» de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha considerado «lógico» que el supervisor europeo pida a los bancos que sigan dotando provisiones por el elevado grado de incertidumbre que existe y ha recordado que el sector sabrá mejor a qué atenerse a mediados de 2022, cuando vencerán la mayor parte de los créditos ICO.

En la misma línea, la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, ha explicado que la morosidad no es un problema porque se ha visto contenida con las moratorias crediticias, pero habrá que ver qué pasa cuando venzan los créditos con garantía del ICO, sobretodo en el negocio de empresas, y aún más, «si los ERTE que existen se convierten en ERE».

El CEO de Banco Sabadell, uno de los bancos que siempre están en las quinielas de las fusiones en España, César González Bueno, ha asegurado que no se pueden descartar nuevas uniones, a pesar de que el sector financiero español ya está fuertemente concentrado, aunque a su juicio serían «menos traumáticas» que hasta ahora.

El responsable de Kutxabank, Gregorio Villalabeitia, ha dicho que la rentabilidad de la banca española «compara bien» con la de otros países europeos tras la profunda reconversión realizada, aunque ha considerado prematuro decir que ya se han terminado las fusiones.

También ha defendido el cobro de comisiones a los clientes por servicios que son «muy caros» de prestar para las entidades, aunque los precios han de ser «moderados» por la enorme competencia que hay en el sector.

.
En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: