La unión bancaria vuelve a la mesa del Eurogrupo

La unión bancaria vuelve a la mesa del Eurogrupo

03 mayo, 2022
|
Actualizado: 03 mayo, 2022 0:23
|

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) debatirán mañana un plan de trabajo para completar la unión bancaria y poner en marcha en 2025 un fondo de garantía de depósitos común, en un nuevo intento de finalizar un proyecto que surgió con la crisis financiera y lleva años atascado.

El presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, ha convocado una reunión telemática en formato inclusivo -con los ministros de todos los Estados- para abordar el borrador de una nueva hoja de ruta que pueda ser avalada por los Veintisiete y recibir el visto bueno de los líderes comunitarios en junio.

La crisis financiera llevó a la UE a poner en común la supervisión y la resolución de los grandes bancos de la eurozona, pero las divisiones entre los socios han impedido crear un sistema único de garantía de depósitos (EDIS, en inglés) pese a que la propuesta se puso sobre la mesa en 2015.

En los últimos años, el Eurogrupo ha intentado desencallar las negociaciones trabajando en paralelo en iniciativas para reducir los riesgos de la banca y para mutualizar la respuesta a los mismos, ya que algunos socios – con Alemania a la cabeza- rechazan comprometerse a responder por las entidades de otros países mientras no se den más garantías de solidez, a pesar de que en la última década se han saneado mucho los balances.

El documento que presentará Donohoe propone mantener este enfoque y avanzar en dos fases para implementar el fondo de garantía de depósitos de manera gradual.

En la primera, el sistema europeo podría hacer préstamos a los fondos de garantías nacionales cuando corran el riesgo de quedarse sin dinero para proteger los depósitos de hasta 100.000 euros o financiar la resolución del banco que esté en problemas.

Para calcular las contribuciones a este fondo se tendría en cuenta la exposición de los bancos de cada país a la deuda soberana, entre otros factores, según el documento remitido a los ministros, al que tuvo acceso Efe.

En la segunda fase, se pasaría gradualmente a un sistema totalmente mutualizado en el que el fondo europeo se haga cargo de proteger a los depositantes y de financiar las resoluciones en cualquier Estado.

En cada etapa, los avances en el fondo de garantía estarían supeditados a que se adopten en paralelo medidas para mejorar la gestión de las crisis y la integración del mercado bancario, así como para diversificar la exposición bancaria a la deuda soberana y reconocer su riesgo.

Aunque el documento no especifica un calendario, el objetivo del presidente del Eurogrupo es que la Comisión Europea pueda proponer medidas legislativas este año, de modo que los socios las aprueben antes de que acabe la legislatura europea (en 2024) y la primera fase entre en vigor «a principios de 2025», según explicó un alto funcionario europeo.

El paso a la segunda fase se produciría no más de tres años después del inicio de la primera si los países consideran, por consenso, que los avances en la reducción de riesgos y el estado de salud de la banca lo permiten.

«Las discusiones políticas serán difíciles (…) El reto será convencer a todos de que el equilibrio se mantendrá, que no habrá sorpresas desagradables en el futuro. Y esta es una confianza que hay que construir», apunta un alto cargo comunitario, que insiste en la importancia de lograr acuerdos políticos ahora que no hay elecciones nacionales ni europeas a la vista. 

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: