Programas del domingo
Las comunidades del PP, a la cabeza de las rebajas fiscales en España
La Comunidad de Madrid, presidida por Isabel Díaz Ayuso, es la única que tiene bonificado al 100% el impuesto sobre el patrimonio.

Las comunidades del PP, a la cabeza de las rebajas fiscales en España

23 marzo, 2022
|
Actualizado: 23 marzo, 2022 16:49
|

El conjunto de las administraciones autonómicas mantienen una tendencia de rebaja en el ámbito fiscal de su competencia, encabezadas por las comunidades gobernadas por el PP, según los datos recogidos en el estudio Panorama de la fiscalidad autonómica y foral 2022, presentado este miércoles.

El informe, realizado por el Registro de Asesores Fiscales (REAF) del Consejo General de Economistas, resalta como principales novedades de 2022 que en el IRPF rebajan sus tarifas Andalucía, Galicia, Madrid y Murcia -las cuatro con presidentes del PP-, mientras que Cataluña rebaja los tramos inferiores de la tarifa e incrementa levemente los medios y los territorios forales del País Vasco y Navarra las deflactan al 1,5 y 2 %, respectivamente.

Las principales diferencias entre territorios se producen por la regulación de las tarifas, en las que se establecen «multitud» de beneficios fiscales, con coste recaudatorio «limitado», para favorecer la natalidad, ayudar a contribuyentes que tienen que atender situaciones especiales de discapacidad, intentar paliar la despoblación rural o favorecer comportamientos positivos para el medioambiente, aunque, normalmente, solo se los pueden aplicar las rentas medias-bajas.

En el impuesto sobre el patrimonio, sobre el que afirma que «convendría plantearse si merece la pena mantenerlo a contracorriente internacional», señala como lo más relevante la rebaja de la tarifa en Andalucía y el establecimiento de una bonificación del 25 % en Galicia -además de que se mantiene la del 100 % en Madrid-, si bien cuatro comunidades gobernadas por la izquierda –Aragón, Cataluña, Extremadura y Comunidad Valenciana– han reducido los mínimos exentos, con el consiguiente aumento de contribuyentes.

A su vez, en sucesiones y donaciones, Andalucía ha reducido la tarifa con efectos en grupo III (hermanos, tíos y sobrinos) y IV (primos y otros grados más distantes de parentesco), Castilla y León extiende las bonificaciones al 99 % y Murcia también aunque solo para las donaciones al grupo III.

El estudio advierte que desde hace tiempo se produce «una competencia fiscal a la baja» cuando los contribuyentes son familiares cercanos del causante o del donante, utilizando para ello, en la mayoría de los casos, la regulación de bonificaciones o de importantes reducciones.

En resumen, dice, «la tributación es muy diferente dependiendo del domicilio, del parentesco y de los bienes heredados», por lo que se muestra a favor de tomar una decisión de si se mantiene este impuesto y, en ese caso, si esas diferencias deben seguir existiendo.

En transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, en Andalucía se pasa de una escala a un tipo mínimo más pequeño, el 7 %, y se baja el tipo en Galicia, mientras Baleares incrementa medio punto el tipo marginal máximo de transmisiones.

Al contrario que en otros impuestos, lo que ocurre en estos, en general, es que se ha intentado mitigar la caída de la recaudación, por la pérdida de vigor del sector inmobiliario, con un incremento de los tipos impositivos.

Respecto a los impuestos propios -fundamentalmente los relativos al medio ambiente-, precisa que representaron solamente el 1,7 % de la recaudación tributaria en 2020, por lo que «significan poco» en la financiación para las autonomías.

Asimismo, aboga por «ir hacia una cierta homogeneización» en este caso, ya que «no tiene sentido que haya tantos impuestos y tan diferentes gravando el mismo supuesto».

En sus conclusiones, el Panorama de la fiscalidad autonómica y foral 2022 constata una evolución positiva de los ingresos tributarios ligados a la financiación de las comunidades autónomas, especialmente en los cedidos parcialmente como el IRPF y el IVA, como también ha ocurrido con los ingresos tributarios del Estado.

En este sentido señala que la recaudación esperada de 2021 «sorprende» al compararla con 2019 y con 2020 por haberse incrementado un 5 % y un 15 %, respectivamente. 

.
En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: