Las propuestas fiscales de los expertos de Montero para elevar la presión fiscal
La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero (c), recibe este jueves en Madrid al Comité de Personas Expertas para la Reforma del Sistema Tributario, entre ellos Jesús María Huerta (d), que le ha hecho entrega del Libro Blanco. EFE/ Mariscal

Las propuestas fiscales de los expertos de Montero para elevar la presión fiscal

03 marzo, 2022
|
Actualizado: 04 marzo, 2022 0:25
|

Subir impuestos a los carburantes, fijar un mínimo en patrimonio y sucesiones o gravar los billetes de avión, son algunas de las principales propuestas recogidas en el Libro Blanco sobre la Reforma Tributaria presentado este jueves. El objetivo, con una subida considerable de impuestos, es recaudar 15.000 millones de euros más.

El comité de expertos ha plasmado en casi 800 páginas 118 medidas en cuatro ámbitos -fiscalidad ambiental, imposición societaria, economía digitalizada y armonización de la tributación patrimonial, así como recomendaciones en otros temas como IVA e IRPF- entre las que destacan:

– Subidas de impuestos a los hidrocarburos, en particular al gas natural y los carburantes, igualando la fiscalidad del diésel y la gasolina de automoción.

– Supresión del impuesto sobre el valor de la producción eléctrica, así como medidas «para mejorar el diseño y efectividad» de los impuestos propios autonómicos con efectos sobre el sector eléctrico y modificar el impuesto especial de la electricidad.

– Modificación del Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte (IEDMT o impuesto de matriculación). Por un lado, se plantea en la extensión del número de tramos y la subida de los tipos impositivos para incentivar la compra de vehículos de bajas emisiones. Por otro, se sugiere la introducción de un suplemento sobre el peso del vehículo por encima de un cierto límite.

– Reforma del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM o impuesto de cirulación) para incorporar una cuota tributaria creciente con el nivel de las emisiones de CO2 de los automóviles.

– Creación de un impuesto de carácter medioambiental que grave la compra de billetes de avión.

– Crear un impuesto que grave el uso de infraestructuras viarias de alta capacidad -autopistas y autovías- en función de la distancia recorrida mediante un sistema de peajes electrónicos.

– Todas las medidas recogidas en el capítulo ambiental permitirían elevar la recaudación en hasta 15.000 millones.

– Eliminar el impuesto sobre actividades económicas (IAE) y compensar a las corporaciones locales por la pérdida de ese ingreso para garantizar la suficiencia recaudatoria de las haciendas locales.

– Eliminar el límite de 1 millón de euros anual al compensar bases imponibles negativas de ejercicios anteriores en el impuesto de sociedades y establecer un límite único de compensación del 70 % de la base imponible previa sin discriminar por tamaño de empresa y manteniendo la regla de no poner un plazo máximo para compensar las pérdidas.

– Establecer un umbral de 3.000 euros anuales en el IVA por debajo del cual los contribuyentes estarían exentos de las obligaciones asociadas al impuesto.

– Creación de una tasa local por ocupación de dominio público en la entrega a domicilio de paquetería.

– Eximir de tributación varios supuestos de economía colaborativa, como el intercambio de viviendas, el uso de vehículo compartido, el alojamiento no retribuido o la venta de bienes usados de pequeña cuantía.

– Establecer un mínimo en los impuestos de patrimonio y sucesiones y donaciones que evite el «vaciamiento» de estos tributos, aunque dejando margen a las comunidades autónomas para acordar subidas o bajadas.

– Reducción del 100 % en el impuesto de sucesiones y donaciones en casos de transmisiones por fallecimiento de la vivienda habitual cuando el heredero ya habitara en la vivienda.

– Implementar deducciones en el IRPF para trabajadores de bajos salarios o con hijos menores de edad, así como estudiar un ajuste de tarifas para garantizar la equidad del tributo.

– Supresión gradual de los tipos impositivos reducido (10 %) y superreducido (4 %), de manera que solo quede el tipo general del 21 % o de la cuantía que decida el legislador, lo que supondría un aumento de la recaudación del IVA en 27.100 millones.

– A más corto plazo, elevar al 21 % el IVA de las bebidas azucaradas y alcohólicas consumidas en el ámbito de la restauración, sector que tributa al tipo reducido del 10 %, y el IVA de los alimentos procesados. 

.
En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: