PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero. EFE/Victor Lerena

Los españoles no se libran de Montero, la ministra que defiende que el dinero donde mejor está es en manos del Estado

María Jesús Montero, la exconsejera andaluza de Hacienda que llegó a ministra con Pedro Sánchez, mantendrá Hacienda y será la nueva portavoz del Gobierno en el Ejecutivo de coalición. La mala noticia para todos los contribuyentes es que espartidaria de acabar con el ‘mantra’ de que el dinero donde mejor está es en el bolsillo de los ciudadanos. Para ella, lo mejor es que esté en las arcas del Estado para tener las manos libres para despilfarrar.

PUBLICIDAD

Montero ha sido clave en la negociación entre el Ejecutivo y Podemos para el acuerdo programático del Gobierno de coalición, algo que no habrá sido muy difícil en esta materia por la afinidad de ambos por los impuestos altos que sangran a todas las clases, desde las bajas, pasando por las medias y las altas..

Según el mensaje remitido por el Gobierno para anunciar el nombramiento de Montero, «la gestión económica será prioritaria para el nuevo Gobierno» y «se situará en primera línea». La gestión económica del nuevo Ejecutivo de PSOE-Podemos tiene como único objetivo aumentar la presión fiscal.

Montero era uno de los nombres que se daban por seguros en el nuevo Ejecutivo, y en los últimos meses ha ganado peso político al participar en las negociaciones con Podemos.

PUBLICIDAD

Así, Montero estuvo en el equipo negociador después de los comicios de abril, tras los que no se logró el acuerdo, y ha estado trabajando en las conversaciones que ha habido tras el preacuerdo al que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias llegaron para conformar el Gobierno de coalición.

El propio Iglesias la citó en el debate de investidura para agradecerle, tanto a ella como al dirigente de Podemos Pablo Echenique, su labor «clave» para consensuar el programa que ahora va a llevar a cabo el nuevo Gobierno, que vaciará más ya los de por sí mermados bosillos de todos los españoles.