Programas del sabado
Los inspectores de Trabajo aplazan la huelga tras prometerle el Ministerio mejoras salariales
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros, este martes, en el complejo del Palacio de la Moncloa, en Madrid. EFE/ Chema Moya

Los inspectores de Trabajo aplazan la huelga tras prometerle el Ministerio mejoras salariales

29 marzo, 2022
|
Actualizado: 30 marzo, 2022 0:56
|

Los sindicatos de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social han aplazado hasta el 30 de junio la huelga que estaba convocada mañana ante la promesa del Gobierno de destinar al organismo más recursos económicos y personales, sobre todo lo primero, y en sus mejoras salariales.

Según ha informado en un comunicado CSIF, una de las organizaciones convocantes, el Ministerio de Trabajo ha prometido iniciar ante el Ministerio de Hacienda los trámites para recabar la autorización de gasto que permita dichos recursos. Con ellos, quiere aumentar los sueldos bajo el epígrafe de la productividad vinculada a resultados en 6 millones de euros para destinarla a todos los grupos que integran este colectivo, así como la revisión de la relación de puestos de trabajo (subidas pendientes y reclasificaciones de categorías) estimada en otros 13 millones más de mejoras salariales.

Respecto al refuerzo de plantilla esta se hará con interinos, unos 200, es decir, con personal con contrato temporal, algo que persigue el propio Ministerio de Trabajo con la reforma de la reforma laboral del PP ya en vigor, aunque eso parece no importarle mucho a los inspectores unas vez que han conseguido sus mejoras salariales.

De las ocho organizaciones convocantes, CSIF, UGT, UPIT y CIG han abogado por aplazar la convocatoria, mientras que el Sindicato de Inspectores de Trabajo, CCOO, FESESS y SISLASS han optado inicialmente por mantenerla.

Ante el empate, una de las asociaciones ha cambiado el sentido de su voto y, en una decisión colegiada, han decidido aplazar la convocatoria.

Los convocantes ya celebraron la semana pasada concentraciones en cada centro provincial para denunciar que la Inspección de Trabajo sufre una acumulación de déficit que colocan su actividad «al borde del fracaso».

«Tras ocho meses de espera solo se concreta el incumplimiento del Gobierno del acuerdo adoptado el pasado 7 de julio que recogía una serie de medidas fundamentales», explicaban.

«Se carece de la plantilla necesaria, se carece de los recursos técnicos y materiales fundamentales», incidían, aunque parece que lo más importante era mejorar las condiciones salariales de los actuales inspectores. 

.
En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: