PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Más de 32.000 familias atrapadas con 93,4 millones de euros con bitcoins en Arbistar

Más de 32.000 familias no pueden acceder a los ahorros en forma de bitcoins que habían depositado en productos de la firma Arbistar 2.0, con sede fiscal en Tenerife, en una situación que afecta como mínimo a inversiones por valor de 93,4 millones de euros, según reconoce la propia empresa.

El caso está ya en manos de la Policía en Tenerife, que ha confirmado que existe una investigación abierta sobre esa empresa y el destino del dinero depositado por sus inversores, pero sin aportar ni solo dato más, porque asegura que las actuaciones son secretas.

Varios afectados por el bloqueo de sus inversiones en bitcoins hablan ya de una presunta estafa piramidal y una compañía especializada en operaciones fraudulentas, Tulip Research, cifra el volumen supuestamente afectado en unos 850 millones de euros.

“Esto no es una estafa piramidal, ni un Ponzi, ni ninguna historia”, se defiende el director de Arbistar 2.0, Santiago Fuentes, en unas declaraciones realizadas por videoconferencia a Televisión Canaria, “es solo un error informático que tenemos que zanjar, liquidar y proseguir con nuestras empresas”.

Fuentes confirma que “hay 32.000 familias afectadas” e insiste en que es un “error informático”, pero defiende que en ningún momento han pretendido “cerrar y desaparecer”.

En cuanto al volumen de dinero implicado, sostiene que no llega “ni a la décima parte” de lo que se especula por parte de algunos de los afectados. Pero sí le pone una cifra “podría rondar los 10.000 bitcoins”, lo que traducido a euros, de acuerdo con la cotización de esa moneda virtual, supone 93,4 millones de euros.

Arbistar 2.0 asegura que esta semana pondrá en marcha una plataforma para facilitar a los afectados que recuperen su inversión “en seis o doce meses”.

“Como mínimo, todo el mundo va a recuperar lo que aportó”, promete el fundador de la compañía, que asegura que no se ha ido de Tenerife, pero prefiere no revelar dónde está, por razones de seguridad.

“Yo no me voy a mover, no he hecho nada malo”, ha asegurado a Radiotelevisión Canaria.