Productos financieros para la inversión del ahorrador

Productos financieros para la inversión del ahorrador

27 abril, 2018
|
Actualizado: 27 abril, 2018 14:00
|

El ahorrador desespera al ver cómo el dinero que tiene en su cuenta no está produciendo absolutamente nada o es inapreciable. Para ellos escribimos este artículo, para que reciba un poco de información sobre las posibilidades existentes para invertir su dinero y que le rente más de lo que los bancos tradicionales suelen ofrecer por sus depósitos.

Ofrecemos a continuación un breve resumen de las diferentes opciones para invertir según los tipos de productos financieros existentes, a veces difícil de diferenciar entre ellos.

Tipos de productos financieros

Existen 3 tipos fundamentales, cada uno a su vez con sus propios productos y funciones, en ocasiones son beneficiosos para el ahorrador, pero en otras no tanto, aprender a diferenciarlos es una función vital para el inversor, los tres tipos básicos de productos financieros son aquellos que se derivan del ahorro, de la inversión y de la financiación.

Productos financieros de ahorro

Son los que las entidades financieras nos ofrecen habitualmentey están dirigidos a acumular y rentabilizar el dinero que podamos ahorrar mes a mes, lo que recibimos a cambio es un beneficio, bastante pequeño, en forma de intereses. Lo normal es que este interés sea similar a la inflación.

Existen dos de estos tipos; las cuentas de ahorro y los depósitos a plazo fijo, bastante similares, la diferencia fundamental es que con el primero podemos disponer de nuestro dinero cuando nos apetezca, sin embargo, en los depósitos a plazo fijo, o esperamos a que termine el plazo o deberemos de pagar una comisión por retirarlo antes. También ofrecen más interés estos que los anteriores. Pero si, realmente, queremos aumentar en beneficios, deberemos recurrir a productos financieros de inversión.

Productos financieros de inversión

Para recibir una rentabilidad por nuestros ahorros mayor que la de la inflación, entonces tendremos que acudir a los productos financieros de inversión, pero lo que nos puede pasar es que arriesguemos en una apuesta determinada y no calculemos acertadamente, pudiendo perder parte del capital que hayamos invertido. Los tres productos más destacables son los que se realizan por medio de los fondos de inversión, los brokers y los planes de pensiones.

El funcionamiento de los fondos de inversión es realmente simple, consiste en agrupar el patrimonio de un número determinado de inversores, e invertirlo en función del objetivo que se haya concretado previamente, de este modo se podrá invertir en acciones, en bonos o en un fondo mixto, que es la mezcla de las dos anteriores.

En la web fondos.com, vas a encontrar cumplida información del entorno inteligente relacionado con los fondos de inversión, para que sin tener profundos conocimientos, el inversor acierte en su apuesta y consiga buenos beneficios económicos. El robo advisor es un servicio online de gestión financiera en la que el manejo de la cartera del cliente se hace mediante un proceso de inversión automática inteligente, de forma totalmente automatizada.

En cualquier caso, los fondos de inversión son el tipo de producto financiero más sencillo para el pequeño y mediano ahorrador, puesto que solo tendrá que elegir el tipo de activos donde quiere invertir, ya sea en renta variable, renta fija, renta fija mixta, etcétera.

En cuanto a los brokers, entre otras funciones, se encuentra el asesoramiento sobre las opciones a corto, medio y largo plazo sobre las que se puede invertir. Efectivamente, estos profesionales son los que mejor te pueden aconsejar en qué invertir dinero, puesto que también parte de su trabajo es el de valorar la rentabilidad financiera y fiscal, aunque su función principal es la de la intermediación entre el inversor y los vendedores, acercar posiciones y conciliar un buen negocio.

Resumiendo, son aquellos que te van a permitir invertir en bolsa a través de la compra de acciones de las empresas.

Por último, los planes de pensiones tienen una forma de funcionar muy similar a la de los fondos de inversión. La diferencia principal estriba en que se enmarca única y exclusivamente en la jubilación, con las consiguientes deducciones fiscales, que no son pocas.

Productos financieros de financiación

Para finalizar, tenemos que aclarar que los productos financieros de financiación tienen como objetivo aportar al inversor un extra cuando este lo necesite. Los tres subproductos financieros de financiación son las hipotecas, los créditos y las tarjetas de crédito.

Las hipotecas se enfocan exclusivamente en la compra de un inmueble. Es un crédito con un tipo de interés bastante más bajo que el que ofrece un préstamo personal. Por su parte un crédito es el producto financiero más básico de financiación, según su finalidad existirá un tipo diferente (compra de un vehículo, por estudios, para un viaje…). Terminamos con las tarjetas de crédito, las cuales nos permiten acceder a una cantidad de dinero sin trámites, simplemente usando este tipo de tarjeta, un sistema rápido de conseguir dinero, pero con un alto interés.

.
Noticias Relacionadas: