PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Rodrigo RatoRodrigo Rato, expresidente de Bankia

Rato denuncia que Bankia vale menos en 2019 que cuando salió a Bolsa respaldada por supervisores y reguladores

El expresidente de la entidad señala que lo relevante fue el impacto de la segunda crisis financiera que fue peor en 2012, 2013 y 2014 cuando el banco ya estaba en manos de Goirigolzarri nombrado por De Guindos

El expresidente de Bankia Rodrigo Rato ha dicho este martes en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia que los administradores de la entidad sólo buscaron el interés de sus accionistas, respaldados en todo momento por los organismo supervisores y reguladores.

PUBLICIDAD

Rato, que ha hecho uso de su derecho a la última palabra y para el que la Fiscalía Anticorrupción pide ocho años y medio de cárcel por estafa a los inversores y falsedad contable, ha defendido la profesionalidad de los gestores de BFA-Bankia, «los mejores del mercado asesorados, además, por las mejores firmas».

Y no ha ahorrado criticas al equipo que le reemplazó en Bankia comandado José Ignacio Gorrigolzarri con el apoyo de Luis de Guindos y Mariano Rajoy, ministro de Economía, del que dependía BFA, y presidente del Gobierno en aquellas fechas. «Todos somos conscientes», ha afirmado, «de que una de las razones por la que se ha producido este juicio son las decisiones tomadas por el consejo de administración que me sustituyó. Ese consejo dijo que tomaba las decisiones por razones y cambio de estimaciones de futuro, y tenía toda la razón, porque la crisis financiera fue peor en 2012, 2013 y 2014, hasta el punto de que Bankia, hoy, en 2019, vale menos por balance que cuando salió a bolsa. Por eso pido la absolución».

Todas las decisiones, ha explicado, fueron contrastadas con las opiniones de los organismos reguladores y supervisores, y se tomaron en consonancia con sus criterios.

PUBLICIDAD

Hay que recordar, ha añadido, que la regulación bancaria no es mercantil sino administrativa.

Los administradores «no tuvimos otro objetivo que defender a los inversores y accionistas», primero las cajas que dieron lugar a BFA-Bankia, en un contexto en el que hubo «tres cambios legislativos en 17 meses de gestión», además de los test de estrés que la entidad superó sin problemas.

PUBLICIDAD