Santander gana 1.585 millones en España, un 2 % más, tras integrar el Popular

Santander gana 1.585 millones en España, un 2 % más, tras integrar el Popular

29 enero, 2020
|
Actualizado: 29 enero, 2020 11:47
|

El Banco Santander ganó 1.585 millones de euros netos en España en 2019, un 2 % más que un año antes, una vez completada la integración del Banco Popular, con la migración de todas las oficinas a la marca Santander y la optimización de la red, que ha reportado más sinergias de las inicialmente previstas.

En el cuarto trimestre estanco, el beneficio se redujo un 18 % y quedó en 400 millones de euros, debido a la contribución al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), que las entidades hacen en este periodo y sin la que la filial española habría ganado un 14 % más gracias al buen comportamiento de «costes y dotaciones».

El Grupo Santander ganó 6.515 millones de euros en todo el mundo en 2019, un 17 % menos, impactado, entre otros motivos, por el ajuste del fondo de comercio en Reino Unido debido al «brexit» y por los costes de restructuración que tuvo que hacer en varios mercados como España.

Esto significa que España aportó el 15 % de estos beneficios al conjunto del Grupo, casi la mitad que Brasil, de donde procedieron el 28 % de las ganancias globales, con 2.939 millones de euros.

De nuevo en España, los préstamos y anticipos a la clientela se redujeron un 6 % y quedaron en 191.280 millones de euros, un trimestre más por el «desapalancamiento en banca mayorista y la evolución hacia un modelo eficiente en capital», ha informado este miércoles la entidad al supervisor español del mercado, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

A esto se une, como en el trimestre anterior, que la producción en hipotecas «todavía no compensa los vencimientos», aunque el volumen concedido en créditos para consumo sí logró crecer en el año.

Los costes se redujeron en un 7 % por las mencionadas eficiencias generadas con la integración del Banco Popular y el esfuerzo en procesos de optimización.

Las dotaciones a provisiones subieron un 9 %, en tanto que la ratio de morosidad mejoró en 38 puntos básicos en el año y quedó en el 6,94 %, con un ratio de cobertura para insolvencias del 41,1 %, 2,6 puntos menos que en 2018.

Los recursos de la clientela, por su parte, aumentaron un 3,3 % y sumaron 240.126 millones.

En cuanto a los principales márgenes de la cuenta, en un entorno de tipos bajos, el margen de intereses disminuyó un 4 %, y quedó en 3.919 millones, por la menor aportación de la cartera de renta fija (ALCO) y los menores volúmenes en instituciones, aunque se vio compensado en parte por la mejora del diferencial de clientes.

Las comisiones bajaron un 5,5 %, por la menor actividad en el área de banca de empresas (SCIB) y los resultados de operaciones financieras (ROF) mejoraron un 48,8 %, gracias «a una gestión activa de las carteras aprovechando los movimientos del mercado».

Los costes bajaron un 7 % en comparación interanual, por las «eficiencias generadas con la integración del Popular y por el esfuerzo realizado en procesos de optimización». 

Noticias Relacionadas: