Se dispara el crédito privado en ‘vigilancia especial’

Se dispara el crédito privado en ‘vigilancia especial’

21 diciembre, 2021
|
Actualizado: 21 diciembre, 2021 12:53
|

El crédito bancario al sector privado residente en vigilancia especial, es decir, el que tiene más posibilidades de convertirse en dudoso, creció un 53 % hasta septiembre en comparación interanual, un nivel similar al del trimestre anterior, y continuó con la tendencia iniciada a finales de 2020.

Este incremento se vio impulsado en gran medida por las sociedades no financieras y los autónomos, que vieron crecer en un 87 % esta categoría de activos, en los que aún no ha aumentado la morosidad pero sí lo ha hecho el riesgo de crédito desde que se concedieron, debido al sector al que se dedican.

También crecieron los préstamos en vigilancia especial a hogares, pero en menor medida, un 18,5 % interanual, explica la última encuesta de préstamos bancarios publicada este martes por el Banco de España.

La ratio de dudosos del sector privado residente en las tres categorías -empresas y pymes, autónomos y hogares- siguió bajando en el tercer trimestre del año, aunque a un ritmo muy lento, debido a que el retroceso de los dudosos fue superior al del crédito.

El crédito dudoso al sector privado residente se redujo un 5,1 % interanual en septiembre de 2021, debido al descenso de los dudosos tanto de empresas (–3,4 %) como de hogares (–6,9 %).

Desde 2016, las ratios de dudosos de construcción y promoción y del resto de los sectores han convergido a un nivel sustancialmente menor y más cercano al correspondiente al segmento de hogares, y la crisis del coronavirus no ha alterado este patrón, explica el informe.

El saldo vivo de crédito concedido por las entidades de depósito al sector privado residente en España se redujo un 0,2 % entre septiembre de 2020 y septiembre de 2021, la misma tasa de descenso interanual que en junio de 2021.

Esto supone un cambio de tendencia respecto a los crecimientos interanuales superiores al 2,5 % observados en los cuatro trimestres transcurridos entre junio de 2020 y marzo de 2021, y que son el reflejo del notable crecimiento del crédito durante la primavera y el verano de 2020.

Esta evolución estuvo determinada por la crisis sanitaria, que aumentó las necesidades de financiación de las empresas, cubiertas en gran parte gracias a la batería de medidas implementadas por las autoridades para mitigar el impacto económico y social de la pandemia.

Una vez que la situación macrofinanciera ha tendido a normalizarse, la evolución del crédito se ha ido aproximando a los patrones observados antes de la pandemia, cuando el crédito bancario al sector privado residente caía en tasa interanual.

Desde el inicio del verano, los tipos de interés medios aplicados a los nuevos préstamos a los hogares y a las empresas han registrado ligeras caídas adicionales, situándose en mínimos históricos en la mayoría de los segmentos en octubre.

Según la Encuesta sobre Préstamos (EPB), los criterios de aprobación de préstamos han registrado cambios de poca entidad en el tercer trimestre de 2021, al tiempo que se habría producido una ligera disminución de la proporción de pymes que presentan dificultades en el acceso a la financiación bancaria entre abril y septiembre de 2021.

Durante los últimos meses, las condiciones de financiación de las sociedades no financieras y de los hogares han continuado siendo muy favorables, al tiempo que la demanda de crédito ha perdido dinamismo.

En este contexto, el flujo de nueva financiación captada por estos dos sectores institucionales y el saldo vivo de su deuda se han desacelerado.

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: