Foment pide un nuevo Estatuto y no aplicar el 155 de la Constitución

Foment pide un nuevo Estatuto y no aplicar el 155 de la Constitución

07 marzo, 2017
|
Actualizado: 07 marzo, 2017 11:09
|

El presidente de la patronal catalana Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellá, ha considerado que la solución al órdago separatista pasa por la redacción de un nuevo Estatuto de Autonomía, refrendado por los ciudadanos en un referéndum, tal y como se hizo en el de 2006.
Esta norma no solo tiene que ser apoyada por la mayoría, sino que además debe cumplir con la Constitución. En 2006, la Generalitat aprobó un articulado repleto de normas inconstitucionales, como que el catalán debía ser la única lengua en Cataluña, la creación de una Agencia Tributaria propia que recaudara y gestionara todos los impuestos -IRPF, cotizaciones sociales, IVA, etc…-, así como la exigencia al Gobierno de España de invertir en infraestructuras el mismo peso que aporta Cataluña al PIB, es decir, el 20% del total o que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, TSJC, fuera el máximo órgano judicial de Cataluña, por encima del Supremo y del TC.
El Estatuto tuvo el apoyo de los que lo votaron, pero tan solo ejerció el voto el 40% de los catalanes. Ahora Fomento quiere volver al punto de partida del órdago separatista, justo antes de la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010, que tumbó estas partes del reglamento catalán.
En un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, Gay de Montellá también se ha referido al artículo 155 de la Constitución y ha dicho que «está para no aplicarse».
«Es como el ejército que está para que nadie nos ataque, no es un elemento de conquista ni de progreso, debe ser un elemento proactivo», ha explicado.
El presidente de la patronal ha insistido en la necesidad de generar un pacto institucional que respete la identidad catalana, algo «absolutamente necesario» para la recuperación de Cataluña en España.
Gay de Montellá ha insistido en que hay «fórmulas» si hay «voluntad política de hacer una propuesta«. En caso de que no la haya, se puede recurrir a otras fórmulas «y acabar en el 155 que es algo que nadie, nadie, desea», ha dicho.
El responsable de la patronal catalana ha insistido en que no todas las regiones son iguales y «Cataluña es diferente» y para superar el momento actual, los políticos tienen que trabajar en una propuesta de identidad en la que se llame a Cataluña «nacionalidad, porque lo es».
En este sentido, ha precisado que quien piense que llamar a Cataluña «nación» va muy lejos, que se quede en «nacionalidad», que es lo que dice la Constitución «y ahí nadie puede extrañarse«.

Foment admite la salida de empresas, pero niega que se deba a la independencia

la salida de empresas de Cataluña para localizarse en otros lugares de España no responde a la incertidumbre sobre la situación política, sino a razones fiscales, técnicas u operativas.
Ha hecho hincapié en que la mayoría de las empresas son globales y están en el mercado, por lo que «no se mueven tan ajustadamente por huir de un territorio», y ha reiterado que «lo que no está bien es la desigualdad fiscal» que existe entre diferentes regiones españolas.
Gay de Montellà ha resaltado que los impuestos sostienen el Estado de bienestar, al tiempo que ha considerado que los empresarios soportan una presión fiscal muy elevada.
Ha recordado que al final del pasado ejercicio a las empresas «se les pidieron esfuerzos muy importantes«, en relación con la modificación del impuesto de sociedades del último trimestre.
Asimismo, ha indicado que la posibilidad de crear una agencia tributaria catalana es una propuesta que, en su opinión, complicaría el ordenamiento fiscal.
Respecto a la negociación de la subida salarial para este año, ha señalado que los empresarios necesitan a los sindicatos y que tanto patronal como organizaciones sindicales deben «mantener posiciones», cada uno «dentro de sus campos de actuación».
El también vicepresidente de la CEOE ha subrayado que la oferta de la patronal de subida salarial, que contempla un incremento de hasta el 1,5% y otro adicional de hasta el 0,5%, vinculado a la productividad de las empresas y la reducción del absentismo laboral, es «muy moderna y potente».
Sobre la situación general de España, ha afirmado que hay «dos puntos delicados», que son el control del déficit público y la situación política de Cataluña. Respecto al contexto económico, ha dicho que 2016 fue «un año impecable» y que durante este ejercicio se producirá «cierta desaceleración», aunque ha reiterado que el crecimiento será superior al 2,5 % del PIB previsto por el Gobierno.
Sin embargo, ha subrayado que no solo se debe trabajar en fomentar el crecimiento, sino también en reducir el elevado nivel de deuda y de desempleo.
En su intervención también se ha referido a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado y ha considerado que lo más probable es que se mantenga la prórroga de los de 2016, a pesar de que lo más adecuado es «que se apruebe un presupuesto para cada año».

Noticias Relacionadas: