Francia elimina el régimen de autonómos: ¿Es realmente beneficioso?

Francia elimina el régimen de autonómos: ¿Es realmente beneficioso?

12 febrero, 2018
|
Actualizado: 12 febrero, 2018 17:49
|

El primer ministro francés, Edouard Philippe, puso en marcha a comienzos de este año el sistema específico de los autónomos, que pasará a depender del régimen general de la Seguridad Social.

El principal cambio es la supresión del llamado Régimen Social de los Independientes (RSI), del que dependen los 2,8 millones de autónomos que hay en el país, del que Philippe señaló las «graves disfunciones» y «los dramas que ha generado», en un discurso en Dijon hecho público por su gabinete.

Se ha fijado un periodo de transición de un máximo de 2 años desde enero para la asunción de todas las competencias por el organismo general de la Seguridad Social (Urssaf) y también un acercamiento de su cobertura a la que tienen los asalariados.

El jefe del Gobierno citó las bajas por enfermedad o la liquidación de las pensiones básicas, lo que entre otras cosas debe facilitar el paso de uno a otro régimen.

Un fuerte incremento en la cotización de los autónomos franceses

El ministro francés aseguró que se compensará a todos los autónomos el incremento previsto de la llamada Contribución Social Generalizada (CSG, un impuesto que grava las rentas de trabajo y de capital) con una reducción de sus cotizaciones, en concreto las que financian las ayudas familiares.

Además, «más del 75%» de los miembros de este colectivo se beneficiarán también de una disminución de las cotizaciones para la sanidad.

Eso se traducirá en que un trabajador autónomo que percibe el equivalente del salario mínimo (1.139,81 euros mensuales por 35 horas semanales) ganará 270 euros anuales. Para los que perciben 2.400 euros mensuales, la ganancia será de 550 euros.

El primer ministro se comprometió a que «de aquí a 2020» los autónomos no tengan que hacer dos declaraciones distintas, y se dará mayor flexibilidad en el pago de las cotizaciones.

Igualmente se elevarán los baremos de ingresos para poder acogerse al régimen «micro» -170.000 euros para las actividades de venta y 70.000 para los servicios- que permite un cálculo muy simple del beneficio imponible.

¿Estas previsiones son reales?

Muy criticado por sus disfunciones, el RSI, que gestiona los derechos sociales de los trabajadores por cuenta propia (jubilación, seguro de salud, etc.) desaparece. Un entierro gradual que durará dos años, el tiempo que los 6.6 millones los trabajadores afectados están adscritos al esquema general (URSSAF, CPAM, etc.), del cual se benefician los empleados. Según Matignon, «la organización final estará en vigencia el 31 de diciembre de 2019».

Trabajadores independientes de toda Francia se manifestaron el pasdo mes de noviembre en París. Denunciaban la disfunción del RSI, el régimen social de los autónomos, cuyos errores se han multiplicado desde 2008.

En este sentido, el secretario general del mayor sindicato de autónomos en Francia (CGT), Philippe Martinez, ha dicho que « los sindicatos que representan a más del 50% de los empleados rechazaron esta medida».

Tres cuartas partes de los trabajadores por cuenta propia tendrán una ganancia en poder adquisitivo a pesar del aumento en el CSG en 2018, gracias a una caída en sus contribuciones familiares y de salud. Algo que es insuficiente para el presidente de UNAPL, que representa las profesiones de autonómos.

«El hecho de que la compensación no es la misma según los ingresos es una mala señal. El impuesto ya se concentra en los más ricos, debemos tener cuidado de no agravar este problema. Exigimos equidad entre los empleados y los trabajadores por cuenta propia, pero esta compensación diferencial según los ingresos no parece garantizarlo «, se lamenta Michel Chassang, presidente de la Unión Nacional de Profesiones Liberales (UNAPL).

 

Noticias Relacionadas: