El Frente Popular dio un ‘pucherazo’ para ganar las elecciones de febrero de 1936

El Frente Popular dio un ‘pucherazo’ para ganar las elecciones de febrero de 1936

Se publica el original de las Memorias de Alcalá-Zamora. Para el editor, lo sucedido fue un “golpe de Estado parlamentario”. Los documentos aparecieron en 2008.

Bajo el título de Asalto a la República, el próximo jueves sale a la venta el primero de los tres volúmenes de las Memorias robadas del que fuera primer presidente de la Segunda República (11 de diciembre de 1931 - 7 de abril de 1936), Niceto Alcalá-Zamora y Torres. Publicadas por La Esfera de los Libros, las Memorias han sido editadas por Jorge Fernández-Coppel, y el primer volumen lleva un prólogo del historiador Juan Pablo Fusi y epílogo de José Alcalá-Zamora, nieto del ex Presidente.

PUBLICIDAD

La principal aportación historiográfica de este primer volumen consiste en documentar los apaños con que el Frente Popular falsificó el resultado de las elecciones del 16 de febrero de 1936, consideradas como las últimas democráticas antes de las de 1977.

Coruña y Cáceres
Se suele dar por válido que el Frente Popular ganó las elecciones de 1936 por un margen del 1% que la ley electoral –que daba dos tercios de los diputados al partido mayoritario y un tercio al minoritario– convirtió en abultada victoria. El centrista Manuel Portela Valladares, al que Alcalá-Zamora había encargado el Gobierno dos meses antes, dimitió sin cumplir la obligación de terminar el cómputo de votos, y el ya proclamado vencedor Manuel Azaña, a partir de 22 de febrero, nombró 46 nuevos gobernadores provinciales (40 de ellos de su partido, Izquierda Republicana).

PUBLICIDAD

Alcalá-Zamora constató en sus Memorias que estos gobernadores se encargaron de modificar el resultado electoral al menos en las provincias de La Coruña y Cáceres: “¿Cuántas actas falsificaron? Según la carta que a fines de 1936 tuvo la osadía de dirigirme Portela cuando creyó con error que yo podía favorecerle en una de sus volteretas políticas, sólo se cambiaron los resultados de dos provincias, La Coruña y Cáceres, que eligen 25 diputados. Lo de Cáceres no podía negármelo, ya que el 19 de febrero le pedía salir resucitado ilegalmente en el puesto de la minoría Giral, a quien se proclamaba el 20 el primero de la mayoría”.

Memorias robadas
El ex presidente republicano tuvo que reescribir el anterior texto de Memorias, ya que el original que escribió al suceder los hechos fue robado. Alcalá-Zamora, en efecto, había salido de España el 6 de julio de 1936, dejando sus Memorias en la caja fuerte del Crédit Lyonnais de Madrid, de donde fueron robadas el 13 de febrero de 1937, supuestamente por alguien del entorno del asesino de Paracuellos, Santiago Carrillo.

PUBLICIDAD

Las memorias robadas comenzaron a publicarse en el diario valenciano La Hora a partir del 1 de julio de 1937, provocando las iras del entonces presidente Manuel Azaña, al que Alcalá-Zamora convertía en principal culpable, junto con Largo Caballero y Companys, de la Revolución de Asturias de 1934. Irritado, Azaña acudió a su superior en la Masonería, Diego Martínez-Barrio, para que le consiguiera un ejemplar auténtico de las Memorias de su predecesor en el cargo.
Mientras tanto, Alcalá-Zamora recompuso sus Memorias en Pau (Francia) a partir del 8 de marzo de 1940. Estos recuerdos no se publicaron hasta 1977 y, al carecer de documentación, su fuerza era menor que la de los auténticos.

‘Operación León’
Al final de la guerra, un agente franquista se hizo con los documentos y se los quedó. En 2008, alguien se los ofreció a César Vidal por 60.000 euros. Vidal llamó a Jorge Fernández-Coppel y pusieron sobre aviso a la policía, que detuvo al vendedor en la cafetería Rodrigo de Valencia. Zapatero, al ver que con ese testimonio se podía tambalear el tinglado de la Memoria Histórica, vetó hasta hoy su publicación.
Además del pucherazo de las elecciones de 1936, las Memorias de Alcalá-Zamora presentan una explicación de la Revolución de Asturias, y también los argumentos según los cuales su destitución, gracias a la cual Azaña se convirtió en presidente, fue ilegal. Un plato difícil de tragar para quienes manipulan la historia.

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia S.L. 2016®