La Generalitat inicia la ‘desconexión’ pero pide a Fomento que pague la B-40

La Generalitat inicia la ‘desconexión’ pero pide a Fomento que pague la B-40

04 febrero, 2016
|
Actualizado: 04 febrero, 2016 0:00
|

La Generalitat, Diputación de Barcelona y la Confederación Empresarial Comarcal de Terrassa (Cecot), una asociación de empresarios muy proclive a la independencia de Cataluña para ‘conseguir un país mejor’ han manifestado su preocupación por los atrasos en las obras del tramo Terrassa-Abrera (Barcelona) de la autovía B-40, el cuarto cinturón, y han pedido al Ministerio de Fomento que acabe la obra antes de 2018. Esto sucede juesto un día después de que se anunciará el parlamento catalán el anuncio de la stres leyes, justuicia, Hacienda y Seguridad Social, para la desconexión de Cataluña de España. Es un episodio más de los independentias, cuando quieren dinero se lo piden a España, cuando lo tienen, piden la secesión.

Un estudio elaborado por el Institut Cerdà e impulsado por la Diputación de Barcelona y la Cecot presentado hoy defiende que la inversión en la obra está totalmente justificada y tendría un retorno «claro» al territorio, porque «aumentaría la competitividad del tejido productivo».

A la infraestructura le falta la construcción de 6,5 kilómetros para darla por acabada y permitiría conectar por autovía Terrassa con la zona industrial de Martorell (Barcelona), por donde pasa la A2, un tramo que actualmente se enlaza por una carretera comarcal.

Según el estudio, la vía la usarían cada día 2.500 vehículos pesados y generaría 252 millones de euros en la economía catalana, demás de ahorra 126 millones de horas anuales y 3,2 millones de kilómetros cada año.

El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull, ha asegurado que es «inadmisible» que la obra se finalice en 2019, fecha actualmente prevista, y pide que el plazo pase al año 2017 «o como muy tarde al 2018».

Según Rull, «hay margen para acabarlas antes y cuando al Estado le ha interesado acabar una obra rápido lo ha hecho» y ha insistido en que «estamos hablando de una actuación de 6 kilómetros y medio que lleva cinco años de retraso y que hace 10 años que se adjudicó».

La presidenta de la Diputación de Barcelona, Mercè Conesa, se ha mostrado preocupada por «el déficit que supone no tener esta infraestructura acabada y que el Ministerio la tenga en esa situación de dejadez», ha dicho.

El presidente de Cecot, Antoni Abad, por su parte, ha «retado» a la Ministra de Fomento, Ana Pastor, a «buscar una inversión con un retorno económico tan claro como este» y ha lamentado que «el sentido común y la razón a menudo no se aplican». 

.
Noticias Relacionadas: