Gobierno británico niega que forzara el cese de líder empresarial disidente

Gobierno británico niega que forzara el cese de líder empresarial disidente

06 marzo, 2016
|
Actualizado: 06 marzo, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Londres, 6 mar.- El Gobierno del primer ministro británico, David Cameron, negó hoy que forzara el cese del director general de la asociación de las Cámaras de Comercio Británicas, John Longworth, suspendido tras apoyar públicamente la salida de la Unión Europea (UE), en contra de la opinión de la mayoría de los afiliados.

Un portavoz del Ejecutivo (que, a excepción de cinco ministros, aboga por la permanencia en la UE) admitió que «hubo sorpresa» por el posicionamiento público del líder empresarial, pero aseguró que «no se presionó» para que fuera cesado.

«Dado que el 60 % de los miembros de la BCC (siglas en inglés de la asociación) dice que quiere permanecer en la UE, nos sorprendió que el director general saliera apoyando el ‘brexit'», declaró el portavoz oficial.

«Por supuesto que el Gobierno habla con organizaciones empresariales regularmente; pero, para ser claros: no se presionó», dijo, entre acusaciones de los conservadores euroescépticos de que el Gobierno está utilizando tácticas intimidatorias contra los disidentes.

El «Financial Times» informó ayer de que la junta de la BCC decidió el viernes en una reunión de emergencia cesar a su director desde 2011, después de que este afirmara en un discurso que, con las reformas conseguidas hasta ahora, «el Reino Unido estaría mucho mejor decidiendo salir de la UE».

Aseguró también que el país «puede crear un futuro económico más prometedor por sí mismo» y alertó de que los riesgos de permanecer en la Unión Europea «son tan amenazantes como los riesgos a corto plazo de salir».

Aunque posteriormente precisó que era su opinión personal, la junta del organismo representativo de 52 cámaras comerciales, cuyos miembros respaldan mayoritariamente permanecer en el bloque, decidió suspenderle por vulnerar el principio de neutralidad, según el FT.

Varios miembros del bando euroescéptico del gobernante Partido Conservador han insinuado que Cameron, que defiende permanecer en una UE reformada, ha intervenido para forzar el cese.

El alcalde de Londres y ministro sin cartera Boris Johnson, estandarte de la campaña del «brexit», calificó de «escandalosa» la suspensión de Longworth y dijo que era una víctima «del proyecto del terror», como define la campaña de los conservadores europeístas.

El influyente diputado «tory» David Davis ha exigido a su vez que el Gobierno demuestre que no se puso en contacto con la BCC antes de la reunión del viernes.

Aunque aún no ha empezado oficialmente la campaña por el referéndum de permanencia en la UE, previsto para el 23 de junio, están aumentando las tensiones entre los conservadores partidarios de quedarse -la línea oficial del Ejecutivo- y los favorables al «brexit».

La prensa británica publica hoy que el ministro de Economía, George Osborne (aliado de Cameron y presunto aspirante a sucederle) ha eliminado de los presupuestos del Estado, que presentará el 16 de marzo, polémicas medidas fiscales a fin de aplacar a sus correligionarios y minimizar el riesgo de rebeliones.

La Comisión Electoral determinará en breve los plazos de la campaña del referéndum, que contará con dos bandos, uno favorable a la permanencia, que incluye a algunos «tories» y al opositor Partido Laborista, y el otro a la salida, integrado principalmente por conservadores euroescépticos. EFE

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD