El Gobierno francés anuncia un plan para renovar su política de vacunas

El Gobierno francés anuncia un plan para renovar su política de vacunas

12 enero, 2016
|
Actualizado: 12 enero, 2016 0:00
|

París, 12 ene.- La ministra francesa de Sanidad, Marisol Touraine, lanzó hoy un plan para renovar la política gala de vacunas que aspira a devolver la confianza de los franceses en este capítulo de su sistema de salud pública.

El proyecto, destinado a particulares, profesionales de la sanidad e industriales, se divide en cuatro ejes de acción para «informar, coordinar, garantizar el abastecimiento y debatir», esto último gracias a una vasta concertación ciudadana que se desarrollará a lo largo de 2016, informó la ministra.

Tras años de críticas contra el actual sistema de vacunas, Touraine elaboró este plan siguiendo las recomendaciones de la exdiputada Sandrine Hurel, encargada el pasado marzo de elaborar un informe sobre el tema.

La concertación ciudadana -de momento la medida más vistosa de todo el plan- comenzará en internet este marzo y concluirá a finales de año.

Su organización correrá a cargo de un comité de orientación presidido por el profesor de inmunología pediátrica Alain Fischer, titular de la cátedra de medicina experimental del Collège de France.

Un jurado de ciudadanos, uno de profesionales de la salud y un tercero de expertos científicos analizarán a partir de mayo las aportaciones hechas en la plataforma web por profesionales, instituciones, asociaciones y ciudadanía, y, en octubre, un debate público nacional examinará sus contribuciones y conclusiones.

Ya en diciembre, el comité de orientación formulará su dictamen sobre la evolución de la política de vacunas.

En la actualidad, solo tres vacunas -contra la difteria, el tétanos y la poliomielitis- son obligatorias en Francia y el resto, contra la hepatitis B, la tosferina o la gripe hemofílica tipo B (Hib), son simplemente recomendadas.

Sin embargo, la DT-Polio para niños menores de seis años está ausente del mercado farmacéutico francés desde 2008, en beneficio de la más costosa «Infanrix Hexa», que actúa de golpe contra seis enfermedades y contiene aluminio y formaldehido, sustancias peligrosas, según una petición firmada por casi 800.000 franceses.

Resolver la cuestión de vacunación obligatoria y/o recomendada y luchar contra la penuria de DT-Polio y otras vacunas forman parte del plan, junto con la creación de una web de información y, a partir de marzo, en cinco regiones francesas, el test de un carné electrónico de vacunación. EFE

Noticias Relacionadas: