El Gobierno luso quiere volver a controlar TAP y admite compartir su gestión

El Gobierno luso quiere volver a controlar TAP y admite compartir su gestión

20 enero, 2016
|
Actualizado: 20 enero, 2016 0:00
|

Lisboa, 20 ene.- El Gobierno portugués reiteró hoy su interés en recuperar el control de la aerolínea TAP, privatizada por el anterior Ejecutivo, pero se muestra favorable a compartir su gestión con el consorcio que ganó el concurso.

Así lo explicó hoy en una comisión parlamentaria el ministro de Planeamiento e Infraestructuras, Pedro Marques, quien dio detalles sobre la posición del nuevo Gobierno socialista, en funciones desde hace apenas dos meses.

Durante su intervención, el representante del Ejecutivo justificó la conveniencia de que el Estado vuelva a poseer más del 50 % de las acciones de la compañía aérea para «continuar teniendo voz» en el futuro de TAP y garantizar así que la sede de sus operaciones se mantenga en Lisboa y que no se cancelen las conexiones aéreas con los países de lengua portuguesa.

Sin embargo, defendió que es «importante la participación de un socio privado en la empresa» debido a sus necesidades de recapitalización, ya que las normas de Bruselas dificultan que los Estados inyecten fondos en la aerolínea.

«Una cosa es que haya un socio privado, y otra que el Estado salga de la empresa», insistió el ministro.

Pedro Marques admitió la posibilidad de «compartir la gestión con el consorcio» que resultó vencedor del concurso en junio de 2015, formado por el brasileño-estadounidense David Neeleman, propietario de la compañía Azul, y por el empresario portugués Humberto Pedrosa.

La operación supuso la venta del 61 % de TAP a cambio de 358 millones de euros -el valor puede subir hasta 488 millones en función de variables- y la incorporación de 53 aviones a su flota.

Los socialistas y el resto de fuerzas de izquierda se opusieron tajantemente a la privatización impulsada por el anterior Gobierno, de signo conservador, tal y como hicieron los sindicatos.

Las negociaciones entre el nuevo Ejecutivo y los líderes del consorcio ganador ya comenzaron, y el propio David Neeleman reconoció que «la gestión es lo más importante», en una declaración que fue interpretada en Portugal como una señal de avance en las conversaciones. EFE

Noticias Relacionadas: