El Gobierno necesita aún el apoyo de un diputado para aprobar los Presupuestos

El Gobierno necesita aún el apoyo de un diputado para aprobar los Presupuestos

04 mayo, 2017
|
Actualizado: 04 mayo, 2017 12:37
|
PUBLICIDAD

Los Presupuestos continúan su tramitación tras tumbarse las enmiendas a la totalidad. Tras tres votaciones, saldadas con empate a 175, el Gobierno necesita ahora el apoyo de un diputado, previsiblemente el de Nueva Canarias, adscrito al PSOE, para sacar adelante las cuentas.

Este jueves se han rechazado las enmiendas a la totalidad, una batalla ganada por el Gobierno que necesitaba que ninguno de sus apoyos se equivocase al apretar el botón. Como se esperaba, el empate se ha producido en las tres votaciones, pero el voto de calidad se ha hecho valer. No obstante, el Gobierno necesita ahora deshacerlo y buscará el apoyo de al menos un diputado del PSOE, el de Pedro Quevedo, que ya ha pedido reunirse con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para abrir la negociación.

El Gobierno acaba de pagar 4.000 millones a los nacionalistas vascos para lograr su apoyo, por lo que Nueva Canarias pondrá un precio muy alto a su voto. Y es que, al Ejecutivo no le vale el empate, sino que todas las partidas deberán ser aprobadas, es decir, cerca de 30 votaciones. Rajoy solo dispone de ese voto, ya que el resto de formaciones contrarias a sus cuentas ha presentado enmiendas a la totalidad. Quevedo tendrá así su baza también nacionalista para reforma el Estatuto de Autonomía y el sistema electoral canario.

En la votación de este jueves no se aprueban los Presupuestos, sino que su trámite continúe en las Cortes. La tramitación, no obstante, irá con pies de plomo, ya que una sola votación tumbaría las cuentas o las partidas, que se aprobarán por partes.

Ahora el PP tiene vía libre para aprobar sus enmiendas y rechazar las de la oposición en la Comisión del Congreso. Ésta realizará su informe y tendrá que ser ratificado en la Cámara Baja, pero necesita sí o sí el apoyo del diputado del PSOE, o al menos la abstención. Es decir, no le vale el empate.

Las partidas se votan en distintos bloques, pero el rechazo a una de ellas tumbaría la ley más importante y provocaría un adelanto electoral, ya que es imposible mantener la prórroga presupuestaria para cumplir con los objetivos fijados.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD