Grecia, hundida tras poner fin a ocho años de rescate

Grecia, hundida tras poner fin a ocho años de rescate

22 junio, 2018
|
Actualizado: 22 junio, 2018 8:33
|
El rescate financiero dado a Grecia por la llamada 'troika' -CE, BCE, MEDE y FMI- ha dejado a Grecia como un solar. La caída del PIB alcanza el 25% respecto a los niveles de 2007, pese a recibir 288.700 millones de euros, el equivalente a casi el 150% de su PIB actual, con una deuda del 180% sobre el PIB. Los ciudadanos griegos han visto recortados sus servicios sociales, las pensiones, en un 30%, y ayudas para cumplir con las exigencias de la 'troika', medidas muy duras, pero que evitaron un drama aún peor, ya que la única vía posible era salir del euro, lo que dejaría a Grecia fuera de los mercados, sin financiación y sin poder hacer frente a los vencimientos de deuda ni a los compromisos sociales, como el pago de las pensiones. En un inicio, Grecia exigía salir del euro y romper con la UE de forma unilateral. No obstante, la necesidad de liquidez acuciaba y la banca solo tomaba oxígeno con las inyecciones de la troika, eso sí con duras condiciones. Ocho años después, el PIB de Grecia se ha hundido un 26%, pero también registra cifras positivas, como un superávit primario, un hecho histórico en un país cuya deuda alcanzaba el 180% del PIB. Otras cifras muestran la cruda realidad griega. El PIB per cápita ha pasado de los 21.800 euros de 2008 a tan solo 16.000 euros. Asimismo, el paro en Grecia ha pasado de un máximo del 28% en 2012 al 20,4% actual, según los últimos datos, siendo el primero del ránking de la UE con mayor desempleo, seguido del 16% de España. El paro juvenil alcanza el 43%, mientras las mujeres en edad de trabajar y sin empleo se ha reducido al 26%, frente al 20% de los hombres, con un salario mínimo de 683 euros, mientras que el de España lo supera en un 7% más. Por otro lado, los impuestos se han disparado con el Gobierno de Alexis Tsipras, el espejo de la formación de Pablo Iglesias, Unidos Podemos. La subida de la presión fiscal se ha registrado en casi todas las tasas, IRPF, impuestos indirectos, y nuevas figuras tributarias. Todo con el fin de recaudar 2.447 millones de euros más. Entre los ganadores del rescate se encuentra Alemania, que ha obtenido un beneficio de casi 3.000 millones de euros con esta crisis. Hasta 2017 el Bundesbank (Banco Central) tuvo ganancias por intereses de 3.400 millones de euros de los que fueron transferidos al MEDE y a Grecia 527 millones en 2013 y 387 millones en 2014, con lo que queda un beneficio de 2.500 millones de euros. Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, el Eurogrupo, llegaron hoy tras casi diez horas de negociación a un acuerdo para cerrar el tercer rescate griego, según confirmó el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire. "Hemos encontrado un acuerdo sobre el pago de la deuda griega. Es un buen acuerdo, que debe permitir a Grecia mirar al futuro con confianza y acelerar la recuperación", dijo el ministro en declaraciones a los medios nada más terminar la reunión. Esto permite poner fin a ocho años de rescates a Grecia en los que el país habrá recibido casi 300.000 millones de euros en tres programas de asistencia financiera acordados en 2010, 2011 y 2015 a cambio de reformas estructurales y ajustes fiscales.

"Grecia ha completado con éxito su programa"

"Grecia ha completado con éxito su programa. Hemos logrado un aterrizaje suave de este largo y difícil ajuste", dijo poco después en una rueda de prensa el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, confirmando que Atenas no necesitará ningún rescate adicional. En primer lugar los ministros certificaron el cierre de la última revisión del tercer rescate tras constatar que Atenas ha cumplido con las 88 medidas exigidas, y en consecuencia aprobaron un último desembolso de 15.000 millones de euros. Esto permitirá a Grecia engrosar un colchón de efectivo que tendrá en total 24.100 millones de euros, que le permitirán honrar sus compromisos de deuda durante los próximos 22 meses sin necesidad de acudir a financiarse en el mercado. Con este último desembolso, Grecia habrá recibido 61.900 millones de euros de los 86.000 millones que se pusieron a su disposición, y 288.700 millones si se tienen en cuenta también los dos programas precedentes. Por otra parte, los ministros lograron ponerse de acuerdo sobre un paquete de medidas para hacer sostenible la deuda griega, que roza el 180 % del PIB, el punto más conflictivo. Según el acuerdo, se amplían en diez años los vencimientos de los préstamos concedidos por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera -el fondo de rescate predecesor del actual Mecanismo Europeo de Estabilidad- y el aplazamiento en diez años de la fecha en que debe empezar a devolver estos créditos y sus intereses. Además, los socios devolverán a Atenas los intereses generados por los bonos griegos que tiene el Banco Central Europeo y los bancos centrales de la eurozona en pagos semestrales hasta 2022, lo que debería suponer un pago de 1.000 millones anuales. Sin embargo, esta medida estará condicionada a que Atenas no dé marcha atrás en las reformas e implemente completamente las medidas legisladas bajo el programa. Las instituciones vigilarán este cumplimiento mediante un programa de "vigilancia reforzada" de las instituciones que participan en el rescate -la Comisión Europea, el Mecanismo Europeo de Estabilidad, el Banco Central Europeo- y el Fondo Monetario Internacional, que en este último programa solo ha prestado apoyo técnico. Grecia se ha comprometido a implementar una estrategia de crecimiento, y por el lado fiscal a mantener un superávit primario del 3,5 % de su PIB hasta 2022 y después a permanecer en línea con las normas comunitarias, lo que, según los cálculos de la Comisión, implicaría mantenerlo en el 2,2 % de media hasta 2060.  
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD