Grecia y Portugal se unen en contra de políticas de austeridad e injerencias

Grecia y Portugal se unen en contra de políticas de austeridad e injerencias

11 abril, 2016
|
Actualizado: 11 abril, 2016 0:00
|

Atenas, 11 abr.- Los Gobiernos de Grecia y Portugal unieron hoy sus voces contra las políticas de austeridad y reclamaron el derecho de los estados europeos a decidir por sí mismos el camino que eligen para luchar contra la pobreza.

Los primeros ministros de Grecia, Alexis Tsipras, y Portugal, Antonio Costa, firmaron en Atenas una declaración conjunta que aboga por el cambio democrático y progresista en Europa y en la que acordaron estrechar su cooperación para una Europa sin rescates y sin austeridad, que persiga crecimiento económico, justicia social, cohesión y creación de puestos de trabajo.

«Esta declaración destaca la necesidad de que Europa vuelva a sus principios de solidaridad y de democracia», dijo Tsipras en una rueda de prensa conjunta con Costa.

Ambos señalaron que los programas de rescate aplicados en los dos países no han tenido éxito e incluso han aumentado los niveles de pobreza.

«Por suerte Portugal concluyó su programa, pero la crisis no acaba con el final de los programas», dijo Costa que atribuyó buena parte de la crisis a las «asimetrías que hay entre los países» de la Unión Europea (UE).

Las políticas de austeridad no tuvieron éxito en ningún país y por eso «debemos cambiar de rumbo, luchar contra la pobreza y el desempleo y promover la competitividad de las empresas», dijo Costa.

El primer ministro luso hizo hincapié en que todo esto no debe hacerse en conflicto con los demás estados miembros sino intentando convencerles de que «necesitamos algo más que una moneda común».

Los dos primeros ministros se mostraron convencidos de que Europa debe hacer todo lo posible por fortalecer la democracia, ya que las dos crisis que vive -la económica y la de refugiados- da alas a las fuerzas que están en contra de los valores de Europa, los populistas y la extrema derecha.

Costa trajo a Atenas la oferta de su país de implicarse en la gestión de la crisis de refugiados más allá de lo comprometido en el marco de los acuerdos europeos.

Además de los cerca de 5.000 refugiados a los que se comprometió dentro del programa de reubicación europeo, Portugal acogerá a otros tantos de forma bilateral.

Durante la reunión, se habló de la necesidad de buscar fórmulas para superar las dificultades burocráticas con el objetivo de acelerar este proceso bilateral de acogida, señaló Costa.

«Vamos a aceptar la reubicación de los refugiados que deseen reconstruir sus vidas en Portugal», subrayó.

Añadió que aunque Portugal está «lejos geográficamente, queremos estar cerca de Grecia a la hora de solucionar este problema».

«Cada refugiado que llega a Grecia es un refugiado que llega a Europa, y por lo tanto también a Portugal», sostuvo.

Previamente, en su reunión con el presidente heleno, Prokopis Pavlópulos, el primer ministro portugués ofreció 2.000 plazas para refugiados que han tenido que interrumpir sus estudios al huir de sus respectivos países.

Recordó que Portugal ya lanzó hace dos años un programa de hospitalidad para estudiantes sirios, con el objetivo de dar una oportunidad a personas que por la guerra en su país corren el riesgo de convertirse en una generación perdida.

En su comparecencia ante la prensa con Tsipras, Costa recordó que la Marina portuguesa participa activamente en las patrullas de la OTAN, y que más de una treintena de policías nacionales participan en la misión de Frontex, la agencia europea de fronteras externas.

Tsipras, por su parte, agradeció a Costa la oferta generosa de su país, que pese a ser una nación pequeña, se ha mostrado dispuesto a acoger a muchos refugiados, mientras que Estados con el triple de población no quieren acoger a ninguno.

La primera visita oficial del primer ministro luso a Grecia terminó con una visita al centro de acogida de refugiados de Eleonas, que alberga actualmente a 1.500 personas y está así al límite de su capacidad.

Pero a diferencia de los campamentos improvisados en la fronteriza Idomeni o en el puerto del Pireo, estas instalaciones ofrecen servicios sanitarios, aire acondicionado y un espacio de juegos para los niños. EFE

Noticias Relacionadas: