Grupo hotelero Barceló vuelve a Asia en alianza con compañía china

Grupo hotelero Barceló vuelve a Asia en alianza con compañía china

14 junio, 2016
|
Actualizado: 14 junio, 2016 0:00
|

Tamara Gil

Pekín, 14 jun.- El grupo hotelero Barceló retomó hoy su andadura en Asia con la firma de un acuerdo con Plateno, la segunda compañía hotelera china por número de establecimientos, que supone el regreso de la empresa española a China y su posible entrada en otras naciones del continente.

El consejero delegado para el mercado europeo, mediterráneo y norte de África del grupo, Raúl González, y el fundador de Plateno, Alex Zheng, sellaron hoy en Pekín un contrato de «masterfranquicia» por el que el grupo mallorquín cede su nombre a la firma local para desarrollar hoteles inicialmente en China y potencialmente en Australia, Filipinas, Tailandia, Malasia e Indonesia.

El objetivo de ambos socios es alcanzar un mínimo de 100 hoteles de cuatro o cinco estrellas, tanto en el segmento urbano como en el vacacional, en 10 años, y cuya propiedad será de futuros inversores, según explicó González a un grupo de medios españoles.

La gestión recaerá en el grupo chino, uno de los puntos más delicados de este pacto de franquicias, que llevará a Barceló a «estar muy encima».

«Vamos a tener que crear una estructura, un equipo, que garantice que se están cumpliendo los estándares», precisó, y avanzó que su idea es que empleados del grupo trabajen con Plateno en el país asiático.

Mucho ha cambiado desde el anterior intento de Barceló en China. Entonces, en el año 2000, el grupo mallorquín firmó un contrato de gestión sobre un hotel en Shanghái, con vistas a otros posibles negocios, pero el propietario del establecimiento, una empresa de telecomunicaciones, se impacientó y decidió acabar con el negocio a pesar de que se estaban duplicando resultados, explicó González hoy.

«Ahora el acuerdo es con un socio local, con un objetivo común de crecimiento», remarcó.

Aunque Plateno es una compañía que ha nacido hace relativamente poco, en 2003, su expansión ha sido rápida, destacó el representante de la compañía mallorquina.

Según datos proporcionados por el grupo, Plateno cuenta con más de 6.000 establecimientos y 640.000 habitaciones, y 100 millones de miembros en su programa de fidelización, más del doble de la población de España.

La compañía china se ha especializado en hoteles de bajo coste como Seven Days Inn, pero estaba buscando una marca de nivel más alto, que fuera europea; y acabaron tocando la puerta de los españoles.

«Teníamos en la cabeza tener algo aquí, una empresa de vocación global tiene que estar aquí y una de nuestras prioridades era encontrar el socio adecuado y creemos que con Plateno lo hemos encontrado», explicó Javier Abadía, director general corporativo de la empresa.

Es un momento de expansión para Barceló, que se propone a nivel mundial firmar 17 hoteles (en régimen de adquisición, alquiler o gestión) este año, y no salir de ninguno de los mercados en los que ahora trabaja a pesar de las dificultades en algunos de ellos, como Turquía o Egipto.

Como punto de partida en China, Plateno y Barceló tratarán de abrir negocio en 50 ciudades, de primer, segundo y tercer nivel, como Pekín o Shanghái, donde intentarán gestionar hasta 3 ó 4 establecimientos, y en el ámbito vacacional, se centrarán en lugares relativamente próximos a las urbes.

Barceló espera que su oferta en el país ayude a atraer turistas chinos a sus hoteles en Europa u otros mercados, pues los viajeros del país asiático no llegan al 0,5 por ciento del total de su clientela.

La empresa familiar se suma así a otras compañías españolas del sector, como NH Hoteles, que han desembarcado en los últimos años en China a la luz del despegue del mercado turístico en esta nación, que se ha convertido en el primer emisor de turistas del mundo.

Además, los ciudadanos chinos son los que más gastan en sus salidas y, según un reciente estudio realizado por Visa, se espera que sus desembolsos sean casi doblen en la próxima década.

Aunque no son los primeros en llegar, desde Barceló creen que la industria española puede convertirse en la primera en hoteles vacacionales en el sudeste asiático, como ya lo logró en otras zonas del mundo.

Oriente, dicen, puede ser el nuevo Caribe. EFE

.
Noticias Relacionadas: