Iglesias, a por el control de las plataformas electorales para las municipales

Iglesias, a por el control de las plataformas electorales para las municipales

03 enero, 2018
|
Actualizado: 03 enero, 2018 17:27
|

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha avanzado hacia los grandes retos de legislatura con mayor control sobre los concejales izquierdistas de su gobierno, que en 2017 han perdido las áreas de Cultura y Economía, y con la oposición liderada por un PP en recomposición tras la marcha en abril de Esperanza Aguirre.
Las disputas internas de Ahora Madrid se han visibilizado en las votaciones plenarias y en las acusaciones públicas cruzadas entre las distintas secciones de la formación y diferencias insalvables de criterio que han llevado a la alcaldesa a dar golpes sobre la mesa: en marzo apartó a Celia Mayer del área de Cultura y el ‘insumiso’ Carlos Sánchez Mato se quedó sin Economía y Hacienda por no acatar la regla de gasto impuesta por el Ministerio de Hacienda.
La alcaldesa de Madrid y también delegada de Cultura ha repartido este año entre su núcleo duro competencias de los ediles, hasta el punto de que por desconfianza apartó al concejal de Hacienda de la redacción del plan de recortes con el que ha puesto fin a la tutela económica de Cristóbal Montoro y que ha generado la escisión de su gobierno.
En el trasfondo de esta escenificación están las elecciones de 2019 y la posibilidad de que Manuela Carmena repita como cabeza de cartel con la condición de elegir ella misma buena parte del equipo, un pacto que la dirección de Podemos en Madrid vería con buenos ojos y que apartaría de la candidatura a buena parte de los díscolos.
Tras su participación en candidaturas de unidad popular que lograron alcaldías en ciudades como Madrid, Barcelona, Zaragoza o Cádiz, el partido aprobó el 18 de diciembre un reglamento para tomar el control de las futuras plataformas electorales.
El secretario de Organización, Pablo Echenique, ha elaborado una nueva norma interna que eleva notablemente los requisitos para conformar ejecutivas locales (consejo ciudadano municipal) y elegir a secretarios generales municipales. De hecho, el nuevo reglamento puede suponer el desmantelamiento de la mitad de la estructura municipal de Podemos.
La nueva norma, aprobada por la secretaría de Organización tras un periodo de alegaciones, recuerda que Vistalegre 2 estableció “un mandato claro sobre la especificidad del ámbito local en la estrategia global del partido”, que se concreta en la “primacía de la participación sobre la representación”. De esta manera, un partido con aspiraciones federalistas y que apuesta por la plurinacionalidad cercena la autonomía de sus órganos municipales y refuerza el control desde Madrid.

Noticias Relacionadas: