La incertidumbre política, la mayor amenaza de los sectores regulados

La incertidumbre política, la mayor amenaza de los sectores regulados

03 febrero, 2016
|
Actualizado: 03 febrero, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

El sector utilities, pese a ser el sector que mejor atraviesa la tormenta, podría resultar damnificado o no en función de cómo se resuelva la constitución del Gobierno. Sin embargo, desde MoraBanc, Cristina Llau, responsable de renta variable, explica que el Gobierno nunca podrá legislar a su antojo, sino que tendrán mucho que negociar: «Hay que tener en cuenta que cualquier decisión que se tome nunca va a ser unilateral por parte del Gobierno, al final van a terminar negociando con el sector o compañía afectada y en este sentido no tenemos que estar intranquilos. Hay que hacer poco caso a los programas electorales, ya que al final se acaban modificando, para terminar poniéndose de acuerdo, y más en un contexto como el actual en el que los políticos se tienen que poner de acuerdo entre ellos». Según los expertos consultados hablamos de empresas consolidadas con atractivas rentabilidades por dividendo, flujos de caja predecibles y rara vez decepcionan con sus resultados anuales.

Para la banca, por su parte, el paraguas regulador europeo es más amplio que el español, algo que les permite estar más tranquilos de cara a conocer el nuevo Gobierno español. Nagore Díaz, responsable del sector bancario de Norbolsa, cree que «en la situación actual, independientemente del color que salga en el nuevo Gobierno, no esperamos cambios radicales desde el punto de vista regulatorio. Estamos bajo el paraguas europeo, con el BCE como supervisor único».

Son eso sí, un sector que, tal y como explican los expertos, podría sufrir si partidos radicales de izquierda alcanzan el poder. Por ejemplo, entidades como Banco Popular, con un elevadísimo stock de vivienda, podrían sufrir mucho con las políticas antideshacucios, por ejemplo. Además, también juega en su contra la elevada exposición a España ya que, de no gobernar un partido que al mercado le guste, también sufriría por ese lado.

Por último, el sector de la construcción que, aunque no es un sector regulado, sí depende mucho de quién gobierne. Por ejemplo, según algunos expertos, los partidos más próximos a Podemos podrían adjudicar a la gestión pública este tipo de servicios, algo que, claro, mermaría los ingresos de las constructoras. Sin embargo, para Daniel García, de XTB, es, de los tres sectores, el que menos preocupación debería tener: «Es algo que quizás todo los partidos lleven en su hoja de ruyas. Las concesiones serán fuertemente perseguidas independientemente del gobierno que salga».

Por cierto, que también hemos querido pedir un favorito por cada sector. Y hay bastante consenso. Dentro de las utilities, gustan Red Eléctrica y Enagás, muy cerca de sus máximos, en la banca, gusta y mucho Bankinter, no sólo por su solidez, sino también por sus perspectivas, y dentro de las constructoras, convence Ferrovial por ser la más defensiva del sector.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD