Investigan si bancos italianos rescatados no informaron de riesgos a clientes

Investigan si bancos italianos rescatados no informaron de riesgos a clientes

10 mayo, 2016
|
Actualizado: 10 mayo, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Roma, 10 may.- La Comisión Nacional del mercado de valores de Italia (Consob) investiga si los clientes de cuatro bancos rescatados con fondos públicos en noviembre vendieron obligaciones subordinadas sin informar de todos los riesgos que comportaban.

El presidente de la Consob, Giuseppe Vegas, explicó hoy en una nota que los folletos informativos sobre esos productos financieros especificaban que «los inversores podrían haber perdido todo el capital invertido en caso de liquidación o declaración de insolvencia».

Estos elementos fueron incluidos en la parte relativa a los factores de riesgo y también, en algunos casos, en una sección denominada «advertencia para el inversor».

Sin embargo, que esta información figurara en los folletos no implica necesariamente que los inversores fueran debidamente informados de «los riesgos a los que se estaban exponiendo al comprar esos títulos», ni que los «intermediarios hayan operado con la diligencia profesional requerida», según el comunicado.

Por ello, la Consob investiga si los clientes recibieron información al respecto o si los bancos rescatados en noviembre por el Gobierno italiano -Popolare Etruria, Banche Marche, Cariferrara y Carichieti- violaron la ley en lo relativo a la distribución de productos financieros a pequeños inversores.

A este respecto, la Consob ha solicitado a las cuatro entidades que le proporcionen la documentación precisa.

Estos bancos fueron rescatados en noviembre con un decreto conocido como «salva-banche» (salva bancos) que benefició a sus empleados y a titulares de cuentas en estas entidades, pero no protegió a quienes poseían obligaciones subordinadas, que vieron desaparecer sus ahorros.

Esta acción por parte del Ejecutivo levantó una gran polémica en el país, pues muchos ahorradores aseguraron que compraron estos productos financieros ante la insistencia y las presiones de los bancos sin ser informados de los riesgos que entrañaba adquirirlos.

La controversia aumentó después de que un pensionista de Civitavecchia se suicidara supuestamente después de perder sus ahorros en Banca Etruria.

Además, el Gobierno de Matteo Renzi se enfrentó a dos mociones de censura en el Senado, presentadas por la oposición, que argumentaba que se incurrió en conflicto de intereses al tratar de evitar la quiebra de Banca Etruria, vinculada a la familia de la ministra para las Reformas, Maria Elena Boschi, cuyo padre fue vicepresidente de dicho instituto bancario. EFE

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD