La Comunidad también inicia el próximo domingo la vacunación contra el coronavirus

La Comunidad también inicia el próximo domingo la vacunación contra el coronavirus

Se precisará cita previa y consentimiento expreso
21 diciembre, 2020
|
Actualizado: 21 diciembre, 2020 18:38
|
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Junta de Castilla y León tiene todo el dispositivo preparado para iniciar este domingo, 27 de diciembre, el proceso de vacunación contra el coronavirus, que exigirá un consentimiento firmado y la citación previa. Los equipos COVID, formado por 133 profesionales de enfermería, funcionarán los siete días de la semana, excepto los festivos, para administrar la dosis en los centros sociosanitarios, y los servicios de Prevención de Riesgos Laborales, se encargarán de los sanitarios.

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, compareció hoy para informar sobre la estrategia de vacunación del COVID-19 en la Comunidad, que recibirá en una primera remesa 126.000 dosis para un mes de la vacuna de Pfzier, para inmunizar a unas 63.000 personas en la fase inicial, para lo que deberían llegar a España desde el laboratorio de Bélgica, este sábado, 26 de diciembre.

En ese sentido, la Comunidad dispone de nueve ultracongeladores, a los que se les ha dotado de un sistema de seguridad y custodia, para evitar tanto incidentes exteriores, como cualquier otro que supusiera la ruptura de la cadena de frío. La consejera recordó que esta vacuna, a la que seguirá probablemente la de Moderna, requiere unas condiciones de frío de entre 70 y 80 bajo cero, lo que exige una “perfecta” organización, planificación, logística y seguimiento y vigilancia farmacológica.

Por ello, se ha comprado hielo seco y todo el material necesario para su manipulación y administración, desde jeringuillas, aguas, suero, así como guantes y bastas, hasta un desembolso total de unos 257.000 euros. También la Junta ha incorporado neveras, vehículos, material informático para el seguimiento y la trazabilidad de las dosis, así como neveras.

También, Sanidad ha conformado equipos COVID para la vacunación que estarán formados por entre dos y cuatro profesionales de enfermería, en función de las necesidades de los centros sociosanitarios a los que acudan. En total, serán 133, que se distribuyen entre los 12 de Ávila; los 18 de Burgos; los 22 de León; los once de Palencia; los 20 de Salamanca, los nueve de Segovia, los siete de Soria; los 23 de Valladolid y los once de Zamora.

Todo ello se hará manteniendo la actividad en la Atención Primaria, que volverá a tener un “inmenso trabajo”, según reconoció la consejera, como han hecho hasta ahora con las pruebas PCR y test de antígenos de segunda generación. Por ello, indicó que tinen que “reforzar lo máximo posible” a este nivel asistencial para que se pueda completar la vacunación, si bien recordó que se han suministrado un millón de dosis de la de la gripe.

En la fase inicial de la vacunación, las dosis se dirigirán hacia personas institucionalizadas y trabajadores sociosanitarios, profesionales sanitarios de Atención Primaria y de los hospitales que estén en primera línea (UCI, Medicina Interna, Neumología, Urgencias, Admisión, Servicios de Prevención de Riesgos Labores y Emergencias Sanitarias), el resto del personal sanitario, tanto de centros públicos, como privados, y los grandes dependientes

Además, la consejera indicó que se vacunarán a todas las personas de los centros sociosanitarios y grandes dependientes, hayan pasado o no la enfermedad, al considerar que por su situación su organismo no es capaz de generar una respuesta frente al COVID-19. Por el contrario, en el caso de los sanitarios, no se les administrará la dosis si son personas sanas, cuyo cuerpo es capaz generar anticuerpos frente al virus.

Con las primeras dosis, puesto que la vacuna requiere la administración de dos, se cubrirán solo a las personas seleccionadas por su riesgo y situación en la etapa inicial y el resto tendrán que esperar. De esta forma, la consejería prevé que los sanitarios se vacunen a través de los equipos de Prevención de Riesgos Laborales de los hospitales de referencia, mediante la firma de un consentimiento informado y la citación previa, para planificar las rutas, que serán los siete días a la semana, excepto los festivos.

En cuanto a las personas institucionalizadas y trabajadores sociosanitarios, como grandes dependientes que estén en sus domicilios, los equipos COVID, una vez reciban los consentimientos informados, establecerán citaciones y rutas con las que irán vacunando a todo este colectivo. También se trabajará los siete días de la semana, excepto los festivos. En este caso, la consejera destacó la disposición de las personas mayores para recibir la vacuna, si bien indicó que desconocía el porcentaje de personas que descartan hacerlo ahora.

En estos casos, los equipos COVID establecerán en principio tres visitas, en la primera suministrarán la primera dosis y a los 21 días, la segunda a los que le corresponda, así como la primera a los que no estaban en el mismo en la anterior, para en una tercera poner la segunda al resto. La consejera recordó que la vacuna necesita, desde la segunda dosis, al menos una semana para generar anticuerpos en el organismo.

En esta fase, el servicio de salud será proactivo para la vacunación, como en las siguientes, hasta que se abra a la población general. Verónica Casado garantizó que se llegará a cualquier punto e indicó que se cubrirá el territorio, con la “magnífica” red de Atención Primaria, que señaló está “preparada”. No obstante, insistió en la importancia del seguimiento y la trazabilidad, por lo que descartó que se haga desde fuera del sistema sanitario, con el objetivo de garantizar el sistema de registro.

Además, la consejería ha creado un sistema para recoger toda la información de la vacunación, que será remitido posterior al Ministerio de Sanidad, donde se seguirá el número de dosis entregadas, el tamaño de los colectivos elegidos, la capacidad diaria de administración, el número de citadas y el número de vacunas puestas.

Con ello, se hará un especial seguimiento de las reacciones adversas si las hubiera en lo que consideró un “hito” de la historia, similar a la expedición Balmis con la viruela y que ha requerido al colaboración de todo el sistema sanitario de la Comunidad y del Gobierno autonómico.

Finalmente, la consejera de Sanidad insistió en la eficacia y la seguridad de la vacuna de Pfzier, la primera en llegar a España, puesto que recalcó ha sido testada y ha superado los análisis. Además, recordó que sus efectos adversos son similares a los de la vacuna de la gripe, como ya que los descritos son reacciones locales, fatiga, cefalea, dolores musculares, escalofríos, dolores articulares y fiebre. Todos ellos, añadió, remiten con medidas sencillas o medicación habitual.

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD