El banco de inversión de Luis de Guindos ingresó 2 millones por colocar las participativas de la CAM

El banco de inversión de Luis de Guindos ingresó 2 millones por colocar las participativas de la CAM

12 enero, 2018
|
Actualizado: 12 enero, 2018 12:55
|
PUBLICIDAD

Lehman Brothers Europa, dirigida en esas fechas por Luis de Guindos, ministro de Economía, ingresó dos millones de euros la colocación cuotas participativas de la CAM a 50.000 clientes. Estos productos tóxicos arruinaron a los inversores tras la presentación de cuentas falsas. Este caso, además, está en los juzgados.
Luis de Guindos lideraba en 2008 uno de los grandes bancos de inversión que se dedicó a vender estas cuotas. En 2008, la CAM ingresó un total de 292 millones de euros colocando entre inversores particulares estos productos. La empresa dirigida por De Guindos quebró tan sólo un mes después, ya que saltó el escándalo de las subprime, las hipotecas de alto riesgo que llegaron a amenazar con la quiebra del sistema financiero actual, según recoge El Español.
Aunque la crisis subprime ya había dado sus primeros avisos en 2007, la CAM inició la emisión de sus cuotas participativas, un producto parecido a las acciones ordinarias de la entidad, pero sin derecho a voto. Todo valía entonces para obtener liquidez, y Lehman Brothers Europa, con De Guindos a la cabeza, planeó 50 millones de estas cuotas, que derivarían en la recaudación de 292 millones de euros para la CAM.
Los dos millones cobrados por Lehman Brothers recibió 1,125 millones como su condición de entidad coordinadora global, otros 375.000 como comisión de asesoramiento y otros 500.000 euros por la comisión de colocación.
La CAM llegó a incluir las cuotas participativas como parte de la retribución de su propia plantilla. Se contempla «la posibilidad de sustituir parte de la retribución anual, fija o variable, por determinados productos, ha incluido la opción de recibir cuotas participativas. Esta opción es voluntaria por parte del empleado, con un máximo de 12.000,00 euros al año por empleado», indicaba la entidad financiera en 2009 a la CNMV.
La CAM quebró, tras ser rescatada con dinero público, para después entrar en el perímetro de Banco Sabadell. Los partícipes de estas cuotas perdieron toda su inversión, pero plantaron batalla en los juzgados, obteniendo una importante victoria, ya que Sabadell fue condenado como responsable civil a resarcir a los inversores.
El Lehman Brothers de De Guindos realizó las ventas de las cuotas participativas de la CAM, pese al falseamiento de las cuentas. No obstante, ninguno de los responsables de la entidad financiera ha acabado en el banquillo, ni siquiera el propio ministro de Economía, que se postula ahora para obtener una silla en el BCE. En 2008, Luis de Guindos fue el encargado de presentar este producto tóxico a los inversores. «Esta emisión va a ser estudiada en las mejores escuelas de negocios», afirmó entonces De Guindos, según recogía El Mundo. De momento, quienes las están estudiando son los jueces. En julio de 2017, el Tribunal Supremo sentenció como responsable civil a Banco Sabadell, declarando nula la comercialización a minoristas por error y vicio del consentimiento.
En octubre, la Audiencia Nacional condenó a la cúpula de la Caja de Ahorros del Mediterráneo por falsear las cuentas entre 2011 y 2012. Con los números dados por la CAM, los inversores compraron las cuotas participativas, creyendo en la solvencia de la entidad financiera. No obstante, de un beneficio de 39 millones se pasó a unas pérdidas de 1.163 millones. Esta sentencia, también deja sin condena la comercialización de la cuotas participadas ya que no está «suficientemente acreditado» que los inversores siguieran como criterio las cuentas falsas ofrecidas.
Este criterio de la Audiencia Nacional contrasta con el del Supremo, que considera nula la venta «por error de vicio y consentimiento». En pocas palabras, que las cuentas eran falsas y los inversores se habían fiado de ellas. De hecho, es el Banco Sabadell quien debe resarcir a los ahorradores.
 

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD