La incertidumbre política marca el ritmo de las inversiones

La incertidumbre política marca el ritmo de las inversiones

02 enero, 2017
|
Actualizado: 02 enero, 2017 23:55
|
PUBLICIDAD

Los inversores europeos afrontan 2017 muy pendientes de las incertidumbres políticas globales, después de un año de gran volatilidad en los mercados causada por la victoria del «brexit» y del candidato republicano Donald Trump en EEUU, y las dificultades para formar gobierno en España.

A pesar de que todas estas situaciones demostraron que el factor político tiene un impacto cada vez más limitado en el mercado, los analistas están de acuerdo en señalar algunos acontecimientos del 2017 como decisivos para los futuros movimientos.
En el próximo año tendrán lugar elecciones generales en Francia, Alemania y posiblemente Italia, el comienzo de las negociaciones para la salida de Reino Unido de la Unión Europea y comenzará a definirse la nueva política económica de EEUU.
Estas tensiones seguirán afectando al euro, que durante los últimos meses del pasado año ya ha cotizado en caída libre frente al dólar, y que podría alcanzar la paridad en los primeros meses de 2017, según el analista de Ebury Enrique Díaz-Álvarez.
En Reino Unido, los indicadores económicos a corto plazo muestran una situación más positiva de lo que la mayoría de economistas esperaba después de la victoria del «no» en el referéndum británico, y es probable que la libra se aprecie frente al euro.
Pero a pesar de la buena evolución de la economía británica, el mercado teme una postura dura por parte del Gobierno de Theresa May en las negociaciones para la salida de la Unión Europea.

Las elecciones en Alemania y Francia son dos de los principales riesgos para las Bolsas en este año que ahora comienza

Esto, junto a una hipotética victoria de formaciones políticas euroescépticas en los comicios de países como Alemania y Francia, son los principales riesgos que los expertos señalan en la renta variable europea.
En general, existe un consenso optimista sobre las bolsas del Viejo Continente, especialmente en la española, después de un año en el que los precios de las acciones se han estancado o han registrado caídas; aunque alertan de los desplomes que podrían seguir a acontecimientos políticos inesperados.

Nuevas elecciones en España

Y es que Mariano Rajoy puede verse obligado a convocar nuevas elecciones generales si el PSOE, como si ha anunciado, no apoya los Presupuestos Generales de 2017. La incertidumbre política, que ya es patente, aumentaría un par de grados y los inversores pueden sentir de nuevo esa sensación de inseguridad  jurídica que ya han denunciado con las primeras medidas tomadas por el Gobierno de Rajoy su subida de impuestos a las empresas y determinadas actividades económicas.
Frente a la apuesta por los parqués europeos, el jefe de estrategia de renta variable de Saxo Bank, Peter Garnry, aconseja «cautela» en la bolsa estadounidense, con varios de los indicadores de Wall Street en máximos históricos tras una escalada continuada en diciembre, que podría ser seguida de varias correcciones.
Además, existe cierta inquietud entre los inversores acerca de la política económica de Trump, después de una campaña electoral en la que el magnate se mostró contrario a los tratados de libre comercio vigentes en EEUU y partidario de medidas proteccionistas, aunque, al mimo tiempo, muy positico con la inversión privado y el fomento empresarial.
Lo que ya es un hecho es el cambio en la política monetaria de la Reserva Federal, lo que hará variar las preferencias por los distintos valores en bolsa.

Las eléctricas, por su alto endeudamiento, son los valores que más puede sufrir este año si, como ya adelantado EEUU, los tipos de interés comienzan a subir

La subida de los tipos de interés en EEUU beneficia a los bancos y las aseguradoras, mientras que acarreará consecuencias negativas para las eléctricas, compañías que se caracterizan por su alto endeudamiento, ya que ahora encontrarán más dificultades para financiarse, según las previsiones de Gesconsult.
El ajuste monetario estadounidense, unido a las expectativas de una mayor inflación, obligarán a los estados a ofrecer una mayor rentabilidad en sus emisiones de deuda.
No obstante, el programa de compra de activos del Banco Central Europeo sigue en vigor, como recuerdan los expertos, que no creen que el bono español a diez años supere el 2 % el próximo año, aunque descartan que se vuelva a situar por debajo del 1 %.
En el mercado de materias primas, el acuerdo entre los países productores de petróleo (miembros y no miembros de la OPEP) de recortar los niveles de extracción supondrá un punto de inflexión en el precio del crudo.
El barril de petróleo Brent, que el pasado enero llegó a estar por debajo de 28 dólares pero ha cerrado 2016 en unos en 56,82 dólares, continuará su escalada este nuevo año hasta 61 dólares, en opinión de Bank of America-Merrill Lynch.
Por último, el oro ha caído más de un 16 % desde los máximos alcanzados en julio, y en el contexto de incertidumbre actual, los analistas de Deutsche Bank esperan una subida en 2017, hasta el entorno de los 1.290 dólares por onza.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD