La inflación vuelve a golpear a trabajadores y pensionistas, mientras Sánchez aún no tiene su techo de gasto

La inflación vuelve a golpear a trabajadores y pensionistas, mientras Sánchez aún no tiene su techo de gasto

28 junio, 2018
|
Actualizado: 28 junio, 2018 9:59
|
El Índice de Precios al Consumo, IPC, se ha disparado al 2,3% en junio, su nivel más elevado de los últimos 14 meses, y asesta un duro golpe a trabajadores y pensionistas, al incrementar la pérdida de poder adquisitivo.  Mientras sindicatos y patronal han pactado un acuerdo para incrementar los salarios un 2% de forma fija y con la posibilidad de subir un 1% adicional si se cumple una serie de condiciones, la inflación explota al 2,3%, perdiendo ya tres décimas si no se consigue acceder a la subida del variable. Según el indicador adelantado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística, los precios suben a su mayor tasa desde abril de 2017 por la subida de los carburantes (gasoil y gasolina), frente a la bajada que experimentaron en 2017. Por su parte, la variación anual del indicador adelantado del IPCA se sitúa en junio en el 2,3%. Si este dato se confirma, la tasa anual del IPCA aumentaría dos décimas respecto al mes anterior. Asimismo, la cesta de la compra se incrementa en junio un 0,3% más respecto a mayo, mientras, la variación mensual del indicador adelantado del IPCA se sitúa en junio en el 0,2%. A efectos prácticos, un trabajador que percibe 900 euros al mes, recibirá 18 euros más con el pacto entre patronal y sindicatos, pero con el incremento de precios, no solo no obtendrá una subida sino que su poder adquisitivo cae en 3,114 euros, es decir, percibiría un total de 896,88 euros. Lo mismo ocurriría con los pensionistas, cuya revalorización de las pensiones está a expensas aún de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

La subida de las pensiones, aún en el aire a la espera de que el Gobierno presente el techo de gasto, con la amenaza de veto del PP

Los pensionistas aún esperan su prometida subida de las pensiones, que previsiblemente se aprobará próximamente. Los Presupuestos Generales del Estado de 2019, la ley más importante del año en cualquier Ejecutivo, dependen del techo de gasto y de la ley de estabilidad presupuestaria. Sin este paso previo es imposible confeccionar las cuentas. Y existe la amenaza de que el PP haga uso de su mayoría absoluta en el Senado para impedir la aprobación de las cuentas públicas. Este trámite es obligatorio para sacar adelante los Presupuestos, en caso de que el Senado rechazara la propuesta, el Gobierno de Pedro Sánchez deberá volver a presentar un texto alternativo. La votación en el Senado será este viernes, 30 de junio, aunque podría retrasarse un mes, hasta finales de junio. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero Cuadrado, ha incidido en la urgencia de fijar los límites de déficit y deuda a las Administraciones públicas antes de convocar el Consejo de Política Fiscal. No obstante, no cuenta con los apoyos necesarios en el Congreso para poder sacar adelante el texto sin dar nuevos privilegios. En concreto, el PSOE solo tiene 84 escaños y necesita al menos 176  para sacar adelante su texto. La devolución del techo de gasto en el Senado supondría que Sánchez apenas tendría tiempo para sacar adelante los nuevos Presupuestos de 2019. El Gobierno socialista aún no ha presentado texto alguno en la Cámara Alta, y el PP espera con paciencia para poder desbaratar la legislatura de Sánchez en el poder. De esta forma, a Sánchez no le saldrían las cuentas sobre cómo va a pagar la prometida sanidad universal, como va a aplicar las subidas de impuestos, o cómo pondrá fin al copago sanitario y vincular las pensiones al IPC por ley. Todo con la exigencia de Bruselas de recortar el gasto en 6.200 millones en 2019 para cumplir con el déficit.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD