La nueva lección de Jack Ma en Davos a los Gobiernos

La nueva lección de Jack Ma en Davos a los Gobiernos

24 enero, 2018
|
Actualizado: 24 enero, 2018 14:12
|

Jack Ma vuelve a enfundarse el papel de profesor. El fundador de Alibaba, gigante del comercio electrónico en China, ha reprochado a los Gobiernos la altísima regulación a la que están sometidas las empresas. «Las administraciones públicas lo primero que se preguntan es cómo lo puedo regular», ha asegurado en el Foro de Davos.
Jack Ma, quien fue rechazado por Havard hasta en 10 ocasiones o incluso en la Policía y un establecimiento de comida rápida, ha reconocido que hace unos pocos años «nadie daba un duro por el comercio electrónico, nadie pudo predecir en lo que se iba a convertir el mundo», y ha aclarado que la única receta para el éxito es «aprender». Un consejo que ha lanzado a empresas, Gobiernos y consumidores. «Todos», ha indicado en este marco donde se encuentran destacados líderes mundiales de todos los ámbitos.
«Las administraciones públicas lo primero que se preguntan es cómo lo puedo regular, en vez de plantearse cómo lo puedo hacer», ha lamentado a continuación el fundador del gigante chino del comercio electrónico.
La mandataria peruana Mercedes Araoz ha recogido la alusión y ha defendido la labor de su Gobierno para favorecer los flujos de mercado, al tiempo que ha alabado el papel de plataformas como Alibaba en Latinoamérica, que ha contribuido a la difusión de los productos nacionales.
El presidente y fundador del gigante de internet Alibaba, Jack Ma, ha instado hoy en el Foro Económico de Davos a «no utilizar el comercio como un arma», porque cuando el comercio se detiene «empieza el conflicto».
El empresario ha participado hoy en Davos en una mesa redonda sobre el impacto del comercio electrónico en las grandes corporaciones y en las empresas de menor tamaño, junto con la primera ministra de Perú, Mercedes Araoz, y el director de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevedo.
Ma ha defendido de todas las maneras posibles el libre comercio, que se ha impuesto entre otras razones porque «es lo que prefieren los jóvenes, y lo que prefieren las nuevas generaciones es lo que triunfa».
Hace apenas 20 años, ha explicado, en China no había apenas ordenadores, pero con la implantación de los teléfonos móviles las transacciones digitales suponen una parte fundamental de la economía del país; sólo hacia Rusia salen desde China más de un millón de paquetes cada día. Y es que, como ha explicado, «es más barato fabricar y vender teléfonos móviles que hacer carreteras», y con un terminal móvil «cualquiera puede comprar, vender, viajar o producir por internet», algo que saben tanto las grandes corporaciones como las pequeñas.
Ma ha relatado que hace unos años estuvo de visita en Perú, y asistió a una manifestación contra la globalización, pero los propios manifestantes le relataron que habían conseguido vender sus productos en el norte de Europa o en Nueva Zelanda, algo impensable con los medios tradicionales.

Noticias Relacionadas: