“La peligrosa industria de la carne”

“La peligrosa industria de la carne”

24 julio, 2019
|
Actualizado: 24 julio, 2019 8:39
|
Desde hace muchos años el hombre incluyó la ganadería industrial como un medio de actividad económica para asegurar sus alimentos, cuero, huesos y otros productos. Pero, ¿qué ha pasado desde entonces? Nos enfrentamos a un crecimiento poblacional, el cual se traduce en una demanda excesiva de productos ganaderos. Las campañas de los medios de difusión masiva insisten en la importancia de disminuir el uso indiscriminado del agua, la tala de los bosques y en impulsar la práctica del reciclaje en nuestros hogares. Sin embargo, la demanda mundial de la ganadería industrial pronostica que aumente en un 70 por ciento mínimo para alimentar a una población que se estima alcance 9 600 millones de personas en 2050. Según un reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el sector ganadero genera más gases de efecto invernadero que el sector del transporte, emitiendo diariamente a la atmósfera 600.000 millones de litros de metano. También es una de las principales causas de la degradación de los suelos y de los recursos hídricos, eso sin contar que el peor maltrato animal conocido se produce en las granjas y mataderos, 70.000 millones de animales mueren al año para el consumo humano, más de 6 millones cada hora, según artículos publicados. En las últimas décadas se ha dado un crecimiento irracional de la demanda de carne en los países desarrollados, con un índice anual de crecimiento de 5,5 por ciento. En un reciente informe ‘Perspectivas del Medioambiente Mundial’, la ONU indica que el 77% de las zonas agrícolas es destinado a la producción de pienso para alimentar animales para la producción de carne, alimento cuya producción contribuye significativamente al calentamiento del planeta y es responsable del 14’5% de las emisiones de gases invernadero. Es imprescindible tener conciencia sobre estos efectos, los que se traducen en un peligro inminente para el ser humano, no solo por lo que causan al medio ambiente, sino por lo que supone el consumo indiscriminado de carne para la salud. Recordar que la OMS (Organización Mundial de la Salud) clasificó la carne roja fresca en categoría del Grupo 2ª, es decir, como probable carcinógeno para el ser humano, y la carne procesada está clasificada en el Grupo 1, como producto carcinógeno, por lo que es necesario reducir de forma significativa el consumo de carne. No basta con que pensemos que es necesario disminuir el consumo de carnes y productos lácteos, sino que esto supone un deber de los ciudadanos y ciudadanas de hoy, que pretenden un mejor mañana para las futuras generaciones. Tenemos la obligación de rechazar el maltrato animal y promover un nuevo modelo alimentario con mayor base en las proteínas vegetales y así reducir el consumo de productos animales. Es hora de mirar más allá, y comenzar a respetar y amar nuestro planeta y todo lo que este nos regala; un “no” rotundo a la explotación animal y de recursos naturales. Debemos saber, que la ganadería industrial fomenta un tipo de alimentación que no nos nutre y produce más mal que bien, favoreciendo el cambio climático, la angustia de los animales y las violaciones de los derechos humanos, a través del acaparamiento de las tierras, la contaminación y el saqueo de nuestros recursos naturales. Desde Solnaturaleza, hacemos un llamado de conciencia a la sociedad sobre este peligroso fenómeno, porque somos consecuentes con las necesidades y problemas de nuestro planeta. Nuestra filosofía es y será siempre, fomentar la salud de todas las personas, y con ello apostar por un uso y cuidado respetuoso del medio ambiente.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD