Programas del domingo
¿Qué es la política fiscal expansiva?

¿Qué es la política fiscal expansiva?

26 junio, 2017
|
Actualizado: 26 junio, 2017 21:48
|
PUBLICIDAD

La política fiscal expansiva se utiliza en épocas de debilidad económica, incluso sin llegar a la recesión -técnicamente son tres trimestre consecutivos de caída del PIB– y tienen como objetivo básico estimular el crecimiento y el consumo mediante el incremento de la demanda agregada.

Cuando la economía está débil el consumo decae, las empresas aumentan sus stocks y sufren una sobre capacidad de producción que aboca a tener que reducir empleo y salarios. A menor empleo y menores salarios, la demanda se resiente y la economía de un país, el PIB, cae. Simplemente se despide y cierran fábricas porque lo que producen no se vende.

Para combatir este escenario económico negativo los gobiernos tienen como arma la política fiscal expansiva.

¿Cómo se implantan una política fiscal expansiva?

1.- Aumentando el gasto público

El gasto público se aumenta principalmente con la construcción de más infraestructuras, desde carreteras, vías férreas, aeropuertos, hospitales o escuelas… hasta con ayudas a familias y empresas, lo que se conoce como transferencias, que no dejan de ser subvenciones directas o con créditos blandos para determinados supuestos familiares o para proyectos empresariales que normalmente llevan consigo la generación de empleo. Esto suele funcionar en el corto plazo y con este tipo de actuaciones la economía repunta gracias a que se incrementa la demanda.

2.- Reducción impuestos

La reducción de impuestos se hace para toda la población y generalmente sobre el que se actúa bajando los tipos de gravamen es en el IRPF, el impuesto de la renta de las personas físicas que en realidad es un impuesto sobre los rendimientos del trabajo o lo que es lo mismo, el impuesto a la nómina. También se puede actuar en otra clase de tributos, como son los de donaciones, sucesiones, ahorro o inversión, bajando, por ejemplo, la carga fiscal sobre las plusvalías bursátiles dependiendo del periodo de generación o premiando la reinversión de dividendos.

El objetivo de una reforma fiscal expansiva es que los ciudadanos tengan más renta disponible para gastar y con ello contribuyan a reactiva la economía mediante una mayor demanda agregada. Si el dinero está en el bolsillo de los ciudadanos, ese dinero acabará produciendo beneficio en la sociedad a través de compras de diferentes productos que provocará una subida en las ventas de la industria y servicios necesitando más personal, por lo que se reduce el desempleo y el gasto social que ello acarrea, para poder atender el aumento de la demanda.

Sin embargo, la política fiscal expansiva puede utilizarse en el corto plazo, ya que a largo plazo tiene unos efectos perniciosos en la economía. Su principal problema es que genera déficit o lago tan simple como que el Estado ingresa menos de lo que gasta. Para compensar ese déficit, los estados tienen que emitir deuda, una deuda que hay que pagar a los inversores mediante unos intereses. Al final, si la deuda se dispara, mucho del gasto público en vez de ir a reactivar la economía se va simplemente a atender los pagos de los intereses de la deuda pública.

El problema de la inflación: ¿qué es?

Otro de los problemas es la inflación. Los precios suben si la demanda aumenta y en un momento de política expansivas las armas para luchar contra la inflación están noqueadas.

El aumento de la deuda pública termina ahogando el crecimiento de una economía y el crecimiento de los precios devaluando su moneda y empobreciendo a sus ciudadanos, que necesitan más dinero para poder comprar los mismos productos. La política fiscal expansiva es para defenderse en tiempos de grave crisis, que por otra parte se evitaría controlando el gasto público y con una política laxa de impuestos, tanto a empresas como a ciudadanos, que mantenga dinámica la demanda y, por tanto, el consumo.

Si un Gobierno no es capaz de detectar a tiempo el cambio de una política fiscal expansiva a otra más neutra, como pasó con el último de Rodríguez Zapatero, se caerá en una política fiscal restrictiva, de nefasto efecto para todos, como han podido comprobar los españoles en los últimos años. Pero de esta política, hablaremos otro día.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD