Los agricultores franceses, en pie de guerra contra la entrada de carne del Mercosur

Los agricultores franceses, en pie de guerra contra la entrada de carne del Mercosur

23 febrero, 2018
|
Actualizado: 23 febrero, 2018 11:53
|

La negociación del acuerdo de la UE y Mercosur ha puesto en alerta a los agricultores franceses, que estiman que perderán entre 20.000 y 25.000 granjas agrícolas solo en Francia. Asimismo, se podría importar carne tratada con hormonas, hecho que niegan los productores latinos, y harinas prohibidas actualmente en la UE.

Así lo ha asegurado la Federación Nacional de Sindicatos de Explotadores Agrícolas (Fnsea), la mayor del país, que está totalmente en contra de las negociaciones actuales, en una entrevista radio-televisada por la cadena BFMTV y la emisora RMC. La presidenta de esta asociación, Christiane Lambert, ha mostrado su «profundo rechazo» con el presidente francés, Emmanuel Macron, que se pronunció en favor de un compromiso UE-Mercosur, pero sin atravesar líneas rojas.

Suramérica no respeta la legislación europea en materia de Sanidad, Medioambiente y Social

Lambert justificó sus temores, sobre todo porque dijo que la producción ganadera en Sudamérica no respeta las reglas sanitarias, medioambientales y sociales que existen en Europa y eso supone una competencia desleal. En este sentido, ha afirmado que la carne de Mercosur entraría con un precio un 30% inferior al de Francia porque los animales se crían con antibióticos y con harinas animales prohibidas en la UE.

Y añadió que, en caso de acuerdo, no habría garantías de que las normas europeas fueran respetadas en las explotaciones de Mercosur que exportaran al Viejo Continente. La máxima responsable del primer sindicato profesional de Francia dijo que mañana le recordarán a Macron su oposición a la negociación, con ocasión de la inauguración del Salón de la Agricultura de París, que se prolongará hasta el 4 de marzo.

El jefe del Estado francés, en un discurso ante cientos de agricultores, dijo que un compromiso UE-Mercosur sería beneficioso para la economía francesa, pero también que tiene intención de seguir manteniendo sus «líneas rojas», en particular en materia agrícola, que son las que impidieron que se lograra en diciembre un acuerdo.

El secretario de la Asociación de Consignatarios de Ganado de Uruguay y productor ganadero, Facundo Schauricht, por su parte, ha asegurado que “en el Mercosur no se usan hormonas para la producción de carne. Está prohibido. Además, cumplimos con todos los estándares”, ha afirmado.

Macron espera un acuerdo, siempre y cuando se mantengan líneas rojas

Macron ha asegurado que el acuerdo sería bueno para la economía de su país, pero reiteró que va a mantener las «líneas rojas» en la negociación, sobre todo para proteger al sector agroalimentario. En un largo discurso de casi una hora ante cientos de agricultores en el Palacio del Elíseo, Macron aseguró que esas condiciones que pone Francia «no se han movido» y «se han respetado», hasta el punto de que fueron las que motivaron que no se cerrara un compromiso en diciembre.

En cualquier caso, dijo que Francia no se opone a Mercosur y que el acuerdo sería «bueno para numerosos sectores agrícolas» y «bueno para la economía francesa». Entre otras cosas, porque «nuestra agricultura no tiene futuro sin una apertura razonada», anotó.

Macron mantuvo esa posición en una entrevista celebrada a finales de enero en París ante Mauricio Macri, el presidente de Argentina, uno de los principales países del Mercosur.

El jefe del Estado francés hizo notar que si se cerrara un compromiso no entraría en vigor hasta 2024, cuando finalice el próximo mandato de la Comisión Europea.

Además, recordó sus «líneas rojas», empezando por señalar que la entrada de productos sudamericanos sin aranceles no podrá suponer «ninguna reducción de nuestros estándares de calidad medioambientales, sociales ni sanitarios», lo que significa que los países de Mercosur tendrán que respetarlos para exportar a la UE.

A ese respecto, insistió en que «no habrá nunca carne con hormonas en Francia», e hizo notar que si actualmente se detecta no es por culpa de Mercosur, sino porque hay fraudes.

.
Noticias Relacionadas: