PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Un paciente de diálisis renal durante un tratamiento | EFE

La vitamina D y la diálisis, malos compañeros de viaje

Un grupo de investigadores del Instituto de Investigación Sanitaria de la Fundación Jiménez Díaz, centro de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), han revelado que el uso de suplementos de vitamina D podría tener efectos perjudiciales para personas en diálisis.

PUBLICIDAD

El trabajo, publicado en la revista internacional ‘Nutrients’, muestra que la administración de estos suplementos se asocia con un aumento «significativo» de la mortalidad en estos pacientes, según recoge la UAM en un comunicado.

Los autores apuntan que la deficiencia de vitamina D es «muy frecuente» en los pacientes en diálisis, pese a que se encarga de cuestiones como regular las concentraciones de calcio y fósforo en la sangre.

Sin embargo, advierten de que suministrarla para combatir su deficiencia «podría tener efectos perjudiciales en el enfermo en diálisis».

PUBLICIDAD

El primer firmante del trabajo, Ricardo Villa-Bellosta, sostiene que esos pacientes tienen «elevadas» concentraciones de fosfato en sangre, lo que se conoce como hiperfosfatemia, debido a la falta de función renal que impide su eliminación por la orina.

El coautor Emilio González-Parra argumenta que este incremento en la mortalidad podría explicarse por «un aumento excesivo» del transporte por el intestino de fósforo y de calcio, que «agravaría» el «efecto perjudicial» del aumento de fosfato en sangre.

El estudio realizado ha analizado durante más de dos años la evolución de pacientes atendidos de forma rutinaria, hasta reflejar que la mortalidad se incrementa en aquellos pacientes que recibieron suplementos de vitamina D, en comparación con aquellos que no los tuvieron.

Este incremento en la mortalidad es independiente de la edad, el sexo o las horas en diálisis, entre otros parámetros, subraya Ignacio Mahíllo, también firmante del trabajo.

PUBLICIDAD

Los autores concluyen que estos hallazgos necesitan ser contrastados en otros centros hospitalarios y que, de ser confirmados, abrirían la puerta para la optimización de los protocolos de tratamiento de los pacientes en diálisis.