Programas del domingo
Las 3 vías de financiación preferidas por los autónomos

Las 3 vías de financiación preferidas por los autónomos

05 octubre, 2018
|
Actualizado: 05 octubre, 2018 10:13
|
PUBLICIDAD

Emprender significa ser creativo, tener ideas originales y ponerlas en práctica con ilusión y perspectivas de futuro. No obstante, ser emprendedor implica también disponer de una serie de ingresos o de una cierta fluidez económica. Aunque las sumas puedan variar mucho de un tipo de negocio a otro, lo cierto es que, para comenzar, es necesaria esta base económica que permita lanzar nuestro negocio. El objetivo es que, con el tiempo, la inversión inicial de la que podemos disponer se vea recompensada: bien económicamente, bien a través de nuevas inversiones destinadas al crecimiento o estabilidad de nuestra empresa.

Este último aspecto es muy importante, ya que las inversiones en el mundo empresarial no solo forman parte de esa etapa inicial de creación que mencionábamos al comienzo, sino que pueden estar presentes durante toda su vida fortaleciéndola.

Financiación para nacer: crear un negocio

Aunque se trata de una fase de ilusión, montar un negocio no es una tarea simple, al menos económicamente. Si hace años solicitar un crédito era un trámite relativamente asumible, con la llegada de la crisis se convirtió en una opción menos asumible para muchos emprendedores. No obstante, fruto de esta situación los créditos online suplieron la carencia que habían déjalo los préstamos más tradicionales. En esa reinvención, han tenido un lugar muy importante las nuevas tecnologías como internet, permitiendo que la instantaneidad sea un factor decisivo. Y que la burocracia se vea reducida de manera muy considerable. Haz clic aquí para ampliar información.

Financiación para mantenerse: situaciones inesperadas

Al contrario de lo que se pueda pensar, las dificultades en el mundo de las empresas no solo están presentes al comienzo. Estas pueden llegar, y de manera más inesperada que nunca, cuando nuestro negocio ya ha nacido. Se trata de imprevistos que, dependiendo del caso, pueden poner en riesgo la salud de nuestro proyecto. Por lo general, cuando una situación así llega, no debe cundir el pánico, ya que hay alternativas.

Una de las más populares son las líneas ICO para emprendedores, una iniciativa que nos puede ayudar a superar ese bache y permitir que nuestra empresa recupere la fuerza inicial. Esta iniciativa ofertada directamente desde el Ministerio de Economía y Empresa está dirigida a personas autónomas y empresas que necesiten liquidez, independientemente de si son españolas o extranjeras. En cuanto a la cuantía que puede llegar a obtenerse por esta vía, el importe puede alcanzar los 12,5 millones, en una o varias operaciones.

Financiación para crecer: la expansión de nuestra empresa

Uno de los momentos más decisivos de una empresa llega cuando esta ha conseguido consolidarse en el pequeño mercado. En esta fase surge la posibilidad de apostar por un crecimiento mayor, que puede producirse a escala nacional e incluso internacional. En el primer caso, tenemos también la posibilidad de nuevo de solicitar las líneas ICO. Así mismo, tanto si aspiramos a crecer a nivel nacional como internacional y no disponemos de la liquidez suficiente para esta apuesta, podemos echar mano de estrategias como son los créditos que permitirán lanzarnos a ese nuevo reto.

Noticias Relacionadas: