Las claves del Brexit a partir de la activación del artículo 50

Las claves del Brexit a partir de la activación del artículo 50

29 marzo, 2017
|
Actualizado: 29 marzo, 2017 11:14
|
PUBLICIDAD

Theresa May ha firmado la petición para la activación del artículo 50 del Tratado Europeo, la única posibilidad para que un país miembro de la UE se marche de la zona comunitaria europea.
La carta se entrega este miércoles al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Ahora se abre el plazo, de un máximo de dos meses, para el inicio de las negociaciones, con el principal punto sobre el tratamiento que se otorgarán a los británicos en la UE y viceversa, el que tengan los extranjeros comunitarios dentro de Reino Unido. Se abre así un período inexplorado en los 60 años de formación de Europa.
Sí se espera una posición conjunta del resto de países de la UE para declarar la unidad frente a la ruptura, votada en referéndum el pasado 23 de junio. No obstante, aún quedarán dos años justos para tratar de arrojar luz sobre si se trata de un Brexit duro o bien negociado y consensuado. Economistas y analistas se posicionan casi siempre en la peor opción posible, es decir, una ruptura en la que no haya acuerdo y afecte más negativamente a la economía británica y europea.
España tiene una importancia muy relevante, ya que son los turistas británicos los que más dinero mueven en nuestras fronteras, al tiempo que trata de pescar empresas en este río revuelto, aunque en esta dura pugna Fráncfort está a la cabeza.
De momento, no hay ninguna duda en que Reino Unido seguirá formando parte de la UE hasta dentro de dos años, 29 de marzo de 2019. De esta forma, tendrá que seguir aportando dinero a los fondos europeos, como el resto de países, y recibiendo parte de los mismos. En caso de que Reino Unido dejara de aportar, solo la PAC tendría un agujero de 9.000 millones de euros, y en total la cifra alcanzaría los 60.000 millones, aunque aún está por determinar de forma oficial. Asimismo, estará excluido de todas las negociaciones que afecten a los británicos en el resto de Europa, y viceversa, la UE no podrá intervenir tampoco en el tratamiento que se dé a los comunitarios en las islas.
Las negociaciones no han comenzado de forma oficial, ya que primero hay que activar el artículo 50. A partir de este miércoles, la Comisión Europea dispone un máximo de dos meses para presentar su propuesta de negociación.
Una vez que la carta esté en manos de Tusk, el presidente del Consejo Europeo deberá reenviar al resto de Gobiernos su propuesta de negociación, con una clara hoja estratégica sobre los puntos de las negociaciones. Asimismo, habrá una Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno en la que se respalde su propuesta, siempre y cuando se muestre unidad, y se delimitará el mandato de Michel Barnier, el elegido por la UE para emprender las negociaciones. Barnier, ex ministro francés de Exteriores, ya negoció la Constitución Europea, que no fue refrendada por la ciudadanía, motivo por el que se cambió el nombre por Tratado de Lisboa. Por parte de Reino Unido estará David Davis, conocido como «el ministro del Brexit» y un reconocido euroescéptico.
El 27 de abril y el 11 de mayo son las dos posibles fechas para el inicio de la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno, justo después de las elecciones en Francia, el próximo 23 de abril.
Pese a que las negociaciones pueden durar como máximo dos años, el tiempo podría prorrogarse siempre y cuando haya un acuerdo entra la UE y Reino Unido.
En concreto, 3,9 millones de personas se verán afectadas directamente en caso de un Brexit duro, de las que tres millones viven en Reino Unido y 900.000 en el resto de la UE.
Asimismo, aún puede haber sorpresas sobre este histórico acontecimiento, ya que el Brexit sí es reversible. Asimismo, en caso de una ruptura y una eventual petición de entrada a la UE, toda la negociación comenzará de cero.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD