Las contradicciones de Moscovici al cargar contra Le Pen

Las contradicciones de Moscovici al cargar contra Le Pen

03 marzo, 2017
|
Actualizado: 03 marzo, 2017 12:16
|

El comisario europeo de Asuntos Económicos, el socialista Pierre Moscovici, difunde el discurso del miedo al cargar contra Marine Le Pen, firme candidata a gobernar Francia tras la imputación del socialista Fillon.
Moscovici ha afirmado que la estrategia económica y política de Le Pen es «suicida» para la Unión Europea. La candidata a presidir Francia quiere realizar un referéndum sobre una salida del país galo de la UE, el llamado Frexit.  «¿Qué sentido tiene la UE sin Francia? Ninguno. Francia es país fundador y fundamental para Europa», ha asegurado la sede de la Comisión Europea (CE) en París.
Una reflexión repleta de contradictorias con su mensaje lanzado este mismo jueves. Y es que, Moscovici admitió ayer la misma posibilidad de la que ahora despotrica: «Se incluye la opción de deshacer Europa» y debe «evaluarse». «Podemos seguir en general como hasta ahora, a pequeños pasos, o volver a competencias que son más nacionales, limitarnos al mercado interior o, porqué no, deshacer Europa», afirmó ayer mismo.
Hoy tilda esa misma posibilidad de «suicida» para Europa, pese a que Bruselas se ha autorrogado la soberanía nacional de todos los países de la UE, a excepción de Reino Unido y de otros países nórdicos y de Europa del Este.
Ahora, Bruselas quiere tratar de frenar a Le Pen con el llamado «libro blanco», que se convertirá después en papel mojado, como lo fueron las votaciones del referéndum de la Constitución Europea, denominada después Tratado de Lisboa, que no ha sido sometido a sufragio entre los ciudadanos de toda Europa. Una imposición que ha tensado la cuerda entre ciudadanos y políticos hasta el extremo de romperse primero por Reino Unido y ahora posiblemente por Francia, siempre y cuando gane Le Pen, la única euroescéptica con posibilidades de gobernar.
El socialista Moscovici ha asegurado que Francia y Alemania son dos pilares imprescindibles para la UE y que, si uno de estos falla, el bloque comunitario «no se llamaría más UE». «Las consecuencias para Francia serían atómicas«, ha llegado a aseverar, como si el discurso del miedo calase entre los suyos. Los socialistas franceses tienen un candidato de capa caída, imputado junto a su esposa, mientras que el Gobierno ha acometido una salvaje reforma laboral que ha supuesto una auténtica batalla campal en las calles. Hollande, en horas muy bajas, no ha podido restaurar la confianza ni siquiera entre los suyos.
El comisario europeo expresó su inquietud sobre los resultados de las presidenciales de abril y mayo y sobre la actual fuerza en los sondeos de la presidenta del Frente Nacional (FN). Para Moscovici, el programa europeo de Le Pen se distancia del de cualquier otro aspirante.
«Estoy disponible para hablar de Europa, de nuestras reglas económicas y financieras, con todos los candidatos democráticos. Con todos salvo con Le Pen, porque creo que en realidad no tenemos muchas cosas que decirnos. Creo que es suicida para Francia, que asfixia al país y mata a Europa», ha asegurado.
 

Noticias Relacionadas: