Programas del sabado
Líderes europeos elogian Suiza por construir túnel que une más al continente

Líderes europeos elogian Suiza por construir túnel que une más al continente

01 junio, 2016
|
Actualizado: 01 junio, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Isabel Saco

Ginebra, 1 jun.- Los líderes de Alemania, Austria, Italia y Francia, vecinos de Suiza, acudieron hoy a la inauguración del túnel ferroviario de San Gotardo y elogiaron a este país por haber culminado esta colosal obra, que favorece la unidad de Europa, dentro de los plazos y con el presupuesto previstos.

En un periodo en el que la crisis de refugiados ha puesto en entredicho el principio de fronteras abiertas dentro de la Unión Europea, los dirigentes políticos agradecieron a Suiza -país que no pertenece al bloque comunitario- por poner en funcionamiento una infraestructura que unirá más el norte con el sur y el este con el oeste del continente.

El de San Gotardo se convierte desde hoy en el túnel ferroviario en operaciones más largo del mundo, con 57 kilómetros de recorrido; en el más profundo, al ubicarse a 2.300 metros por debajo de la masa rocosa, y dotado de la tecnología necesaria para que lo crucen trenes de alta velocidad.

El presidente francés, François Hollande, como lo hicieron a su manera cada uno de sus colegas invitados a la inauguración del túnel, destacó el impacto positivo de esta obra para la economía en general, y para el comercio y el turismo, en particular.

«Hoy Francia, donde se tiene una especial admiración por las grandes obras, se inclina ante Suiza», dijo Hollande, arrancando los aplausos de los 1.100 asistentes a la ceremonia oficial.

El presidente subrayó que Suiza ha creado así una gran infraestructura «que favorecerá la economía de toda Europa, para luego hacer alusión a la discordia existente entre Suiza y la Unión Europea por la intención de restringir el acuerdo que existe entre ambos para la libre circulación de personas.

Suiza se ha visto forzada a plantear la renegociación de ese acuerdo tras el resultado de un referéndum celebrado en el país a principios de 2015.

«La libre circulación de personas y de mercancías es muy importante, es una dinámica que hay que impulsar, incluso en países que no están en la Unión Europea, pero sí en Europa», sostuvo Hollande.

Del túnel y de la libre circulación también habló en su discurso la canciller alemana, Angela Merkel, quien consideró que esta obra invita a «ver sobre todo las cosas que nos unen, y el túnel de San Gotardo es un símbolo de esto».

«Debemos proteger nuestras fronteras europeas, pero nuestras fronteras internas resurgen y es lamentable para la integración europea», señaló luego en alusión a las medidas de cierre de fronteras aplicadas por algunos países ante la llegada de refugiados.

«Es una maravilla técnica… una obra de superlativos», opinó Merkel al expresar su admiración por la obra, que reducirá, por ejemplo, el tiempo de desplazamiento entre Alemania e Italia.

Una vez que entre en funcionamiento pleno, con recorridos regulares a partir del próximo 11 de diciembre, el nuevo pasaje ferroviario permitirá la circulación diaria de 325 trenes, de los que unos 260 podrán ser de carga y 65 de pasajeros.

De aquí a entonces, se realizarán miles de recorridos para probar el rodaje y se permitirá el paso de trenes de carga.

Cada año circulan por la zona del San Gotardo, a través del túnel vial y del antiguo túnel ferroviario, 28 millones de toneladas de mercancías.

El objetivo ahora es que Suiza y la UE acuerden incentivos para favorecer el transporte ferroviario frente al de los camiones, que resultan más caros, requieren más tiempo y son una fuente importante de emisiones contaminantes.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, también encomió los esfuerzos de Suiza en la construcción de esta infraestructura, que se conectará en el futuro con la red ferroviaria de su país, que está en plena expansión y mejora.

Por su parte, el canciller austríaco, Christian Kern, también destacó la utilidad del nuevo túnel para toda Europa y la utilización que se le dará «por muchas generaciones».

Asimismo felicitó a Suiza por su decisión de invertir con esta infraestructura «en la calidad de vida» de su población y en la preservación del medio ambiente.

El presidente suizo, Johann Schneider-Amman, precisó que Suiza invirtió 11.100 millones de euros en los diecisiete años que demandó la construcción del túnel, los que procedieron exclusivamente de su presupuesto público. EFE

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD