Todo lo que necesitas saber si deseas construir tu propia casa prefabricada

Todo lo que necesitas saber si deseas construir tu propia casa prefabricada

27 febrero, 2018
|
Actualizado: 27 febrero, 2018 16:15
|

El futuro de los nuevos hogares está en construir casas prefabricadas.

Las casas prefabricadas se están poniendo con el paso de los años cada vez más de moda dada la funcionalidad que poseen y la posibilidad de ajustar el presupuesto. Aunque es habitual encontrar personas que pueden asociar lo prefabricado con una baja calidad o a un mal diseño, nada más lejos de la realidad. Una casa prefabricada no es más que una casa construida basándose en un sistema modular, con paneles o módulos completos que se unen a otros, y permiten realizar cualquier diseño, incluso de varios tipos.

 

La construcción prefabricada modular surgió a mediados del siglo XIX, para bajar el coste de las viviendas que llegaban por transporte postal a lugares inhóspitos. Más adelante durante la época de la Primera y Segunda Guerra Mundial aparecieron también innovaciones en la construcción de viviendas prefabricadas debido a la demanda de poder dar una vivienda a los desplazados por conflictos bélicos. Pero fue a partir de mediados del siglo XX, cuando este modelo de casas empezaron a fabricarse de manera constante debido a la creciente población. A España llegaron hace ya algunos años, pero desde el 2015 hasta ahora ha habido un incremento sustancial en su fabricación. Y como se comentó en la primera parte, existen muchos modelos diferentes que abastecen las necesidades de cada comprador.

Modelos de casas prefabricadas

Poder acceder a una vivienda es una de las tareas más complicadas con las que lidian a diario los habitantes de una población dado el desembolso que supone. Por eso adquirir una casa prefabricada es siempre que se requiera, una opción mucho más económica. En el mercado se pueden encontrar diferentes opciones:

 

  • Las casas prefabricadas de madera: han sido siempre las más populares dado que son las más económicas que hay en cuanto a su construcción. El único inconveniente que tienen es que deben ser tratadas de forma especial, pues al ser de madera necesitan ser barnizadas o pintadas de forma asidua, además de tener un tratamiento contra el fuego específico.
  • Las viviendas prefabricadas que usan PVC: Estas son muy ligeras debido al material, y al contrario de lo que se pueda pensar son bastante aislantes del frío y del calor. Requieren menos tratamiento y mantenimiento que las de madera, lo que a la larga supondrá un ahorro. Una vez montada solo necesitan ser pintadas y parecerán casas tradicionales.
  • Las casas prefabricadas de hormigón: Debido al material con el que están fabricadas son las más duraderas y las que más parecida son a las casas tradicionales. Se construyen con bloques compactos diseñados según las necesidades del comprador.
  • Las casas prefabricadas a base de acero: Son las que tienen un aspecto más moderno, son resistentes y a la larga requieren pocas reparaciones.

 

Una vez que se tenga tomada la decisión, y se haya elegido la opción que más se adecua a las necesidades y circunstancias que se tengan en ese momento, es hora de valorar las ventajas y desventajas que tiene este tipo de fabricación:

 

Ventajas:

 

  1. Son más económicas: Hay que tener en cuenta que las instalaciones prefabricadas son más competitivas y económicas pues el sistema con el que están elaboradas está pensado para optimizar la mano de obra, ahorrar tiempo y optimizar en materiales.
  2. Tienen menor tiempo de elaboración: Al ser manufacturadas en su mayoría en fábricas, usan técnicas, procesos y procedimientos industriales para su elaboración, lo que hace que estos sean más eficientes y se ahorre tiempo en su producción. Por lo que se acaba creando una casa prefabricada en la mitad de tiempo que una tradicional.
  3. Inmuebles personalizados: Una de las grandes ventajas en este tipo de viviendas es que le ofrecen al cliente la posibilidad de personalizar cada rincón de su hogar. Esta personalización es debida a que cada cliente posee un terreno con unas características únicas que requieren una fabricación también única.
  4. Respetan el medio ambiente: debido a los sistemas con las que están elaboradas, estos minimizan los residuos que se generan en la obra y en la producción. Haciendo que el impacto medioambiental sea menor.

Desventajas:

  1. Mantenimiento: Conllevan un mantenimiento diferente al que podría tener una casa convencional. Cada casa requerirá un mantenimiento personalizado en función de las características con las que haya sido diseñada. Como se comentó en el punto de modelos de vivienda, las casas de madera aunque tienen un acabado fantástico, son las más caras de mantener a largo plazo debido al desgaste que sufren por las inclemencias del tiempo.
  2. Rechazo cultural: En España este concepto aún es nuevo. Sigue habiendo una cultura de rechazo al presuponer que no serán igual de sólidas y consistentes que las viviendas construidas de forma usual.
  3. Ubicación: como siempre, la ubicación donde se encontrará la futura casa también supondrá un gasto a añadir al final del proceso. Hay que tener presente que si se construye la casa en suelo urbano este será más caro, pero si se hace en rural, aunque a priori pueda parecer más rentable hay que sumarle los gastos adicionales que supondrá adaptarlo a las medidas ecológicas de la zona.
.
Noticias Relacionadas: