Lorenzo Amor: el objetivo de los autónomos en 2021 no será crecer, sino sobrevivir

Lorenzo Amor: el objetivo de los autónomos en 2021 no será crecer, sino sobrevivir

15 diciembre, 2020
|
Actualizado: 15 diciembre, 2020 13:57
|

El presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, ha destacado este martes que el «principal objetivo» para el colectivo que representa, de cara a 2021, «no será crecer, sino sobrevivir», aunque también ha lanzado un «mensaje de ánimo y esperanza» porque «llegará la recuperación».

Lorenzo Amor, en su intervención de el Foro Besaya que organiza El Diario Montañés, ha considerado que «siendo realistas, hay que esperar que 2021 será un año gris»; y, a la espera de un 2022 que será «mucho mas positivo», el presidente de ATA ha subrayado que el objetivo del tejido productivo debe ser el «Resistiré» que pregonaba la canción que se escuchaba durante los primeros meses de la pandemia.

«Debemos resistir porque creo que vendrán tiempos mejores», ha insistido Lorenzo Amor, aunque ha sido cauto en sus pronósticos, apuntando que 2021 habrá una «ligera recuperación»; y, coincidiendo con el Banco de España, ha considerado que «hasta 2023 no se alcanzarán los niveles de antes de la pandemia.

«Estoy deseando olvidarme de la mascarilla, el hidrogel y las restricciones, pero hay que ser responsables porque es algo que depende de nosotros», ha añadido Lorenzo Amor, porque augura que «va a haber una tercera ola porque estas Navidades van a aumentar los contactos y los contagios».

Aunque Lorenzo Amor cree que «aún nos esperan meses complicados, en los que se verán cierre de empresas y pérdida de empleo», vé positivo la próxima llegada de las vacunas contra el covid, que considera necesarias, como también la del neumococo porque «muchos de los enfermos de covid mueren de neumonia» y que se puedan realizar test de antígenos en empresas y farmacias.

No obstante, ha alertado de que «con el optimismo hay que tener cuidado, porque luego puede convertirse en frustración». En este sentido, Lorenzo Amor ha opinado, que los Presupuestos Generales del Estado, al estar «hechos antes de la segunda ola y sin tener en cuenta sus efectos», tienen una previsión de ingresos que «no se va a cumplir», mientras que los gastos serán «mayores de lo previsto».

Lorenzo Amor considera que los autónomos son el sector mas castigado del tejido productivo y ha asegurado que por cada 100 euros que ha perdido un autónomo este año, las administraciones «sólo han aportado 14 euros de ayudas», lo que ha contrastado con Alemania, donde las ayudas ha sido de 70 por cada 100 euros.

También ha recordado que se han c errado 600.000 negocios de autónomos y para el 60 % de los autónomos españoles, la caída de actividad ha sido superior al 60 %. Otras cifras aportadas por el presidente de ATA indican que los autónomos han perdido 60.000 millones de euros en España y hay 150.000 autónomos cuya pérdida de ingresos supera los 30.000 euros, siendo el comercio y la hostelerías los más perjudicados.

«Hay cansancio, hay hartazgo y el colchón financiero se va agotando», ha opinado Lorenzo Amor, quien considera que las administraciones tienen que ayudar más a los autónomos porque al ir reduciéndose su capacidad de respuesta, ya «hay 370.000 en cese de actividad».

Por ello, entre otras medidas, Lorenzo Amor ha hecho hincapié en la necesidad de que los Erte, que se han prorrogado hasta el 31 de enero, vuelvan a prorrogarse «al menos hasta el inicio del verano», porque «va a haber una Navidad ‘light’ y una Semana Santa que no será ni mucho menos normal».

Asimismo, se ha mostrado partidario de que se exonere del pago de las cotizaciones a los autónomos que tengan algún tipo de restricción en su actividad y ha considerado que aunque los aplazamientos de alquiler y los créditos ICO son medidas que «están bien», habrá que devolverlos, con lo que «se están dando patadas adelante» y se precisaría la puesta en marcha de más líneas de ayudas a la actividad económica.

Pero Lorenzo Amor también reconoce que esta crisis sanitaria y económica también esta potenciando la «capacidad de adaptación y de reconvertirse». Así, además de poner de ejemplo a la reinvención de muchos negocios de hostelería y comercio, ha considerado «sorprendente» que «los que más están emprendiendo son los mayores de 55 años que se han visto expulsados del mercado laboral».

«Están preparados y incluso se juegan el dinero del paro para emprender porque no quieren quedarse en casa de brazos cruzados», ha añadido Lorenzo Amor, para quien actitudes positivas como ésta son las que se necesitan para «dejar de caer y empezar a crecer».

Noticias Relacionadas: