Los ex altos cargos del PNV exigían comisiones usando "correos oficiales"

Los ex altos cargos del PNV exigían comisiones usando "correos oficiales"

18 enero, 2018
|
Actualizado: 18 enero, 2018 13:19
|

El fiscal jefe de Álava, Josu Izaguirre, ha puesto este jueves de manifiesto que la presunta trama delictiva liderada por el ex dirigente del PNV alavés Alfredo de Miguel reclamaba comisiones ilegales desde correos electrónicos oficiales y contaba con el amparo de «todo el establishment».
Izaguirre ha mantenido que esto es lo que se recoge en las grabaciones y correos aportados por la abogada Ainhoa Alberdi en la denuncia que en 2009 interpuso ante la Fiscalía y que dio origen al juicio que ahora se celebra en la Audiencia Provincial de Álava con 26 imputados, entre ellos varios exdirigentes del PNV alavés y excargos del Gobierno Vasco.
«Los correos de Alberdi ponen de manifiesto que estamos ante una real trama», que tenía «poder», reclamaba las comisiones «no en un callejón oscuro» sino desde correos electrónicos oficiales de la Diputación Foral de Álava, «sin ningún tipo de vergüenza ni desdoro» y no actuaba de manera «aislada» ni por «calentones» sino que eran personas «amparadas por todo el establishment».
El fiscal ha intervenido hoy para responder a las cuestiones previas planteadas por las defensas de los imputados, entre ellas la petición de nulidad de toda la instrucción y de las grabaciones que dieron origen al proceso, con la presunta reclamación por parte de De Miguel -cuando era diputado foral- a Alberdi de una comisión de 100.000 euros tras la adjudicación a una empresa de la que era administradora de un contrato vinculado a la ampliación del Parque Tecnológico de Álava.
Además ha remarcado que aunque se anulasen las grabaciones y los correos quedaría el testimonio de Alberdi y todas las demás presuntas operaciones delictivas que están en la causa.
«No es que una loca se presente» en un despacho con una «historieta», ha descrito Izaguirre para remarcar también que la abogada relató lo que le estaba sucediendo al entonces presidente de la Red de Parques Tecnológicos del País Vasco Julián Sánchez Alegría -también imputado- y que éste no lo denunció sino que le pidió a De Miguel que fuera «más discreto».

Noticias Relacionadas: