Los Ayuntamientos dispararon un 15% las tasas de basura en plena crisis

Los Ayuntamientos dispararon un 15% las tasas de basura en plena crisis

13 junio, 2018
|
Actualizado: 13 junio, 2018 11:34
|
PUBLICIDAD

Los consumidores pagan una diferencia de hasta el 600% por las tasas de basura específicas de cada una de las 54 ciudades analizadas. En el estudio apunta que estas tasas se dispararon un 15% durante la etapa más dura de la crisis, entre 2011 y 2014.

Según el estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), ciudades como Madrid, Barcelona, Las Palmas, Badajoz y Málaga no contemplan este tipo de tasas específicas por recoger la basura. No obstante, en el caso concreto de Madrid y Barcelona están incluidas dentro del Impuesto de Bienes Inmuebles, aunque no en un apartado específico.

Los Ayuntamientos han aprovechado la crisis para incrementar las tasas de basura. en 2011, el precio alcanzaba de media los 72,8 euros, para incrementarse a los 75,9 en 2012, año en el que el Gobierno de Mariano Rajoy aplicó los recortes y subidas de impuestos. En 2013, el pago medio alcanzaba ya los 80,7 euros, mientras que ha seguido incrementándose, aunque en menor medida, durante los años de la recuperación económica. Así, se ha pasado de los 82,7 euros de 2014 a los 83,7 euros en 2018.

Diferencias del 628% en las tasas: De los 176 de San Sebastián a los 28 euros de Soria

En cuanto a las diferencias, destacan que en San Sebastián los usuarios pagan por esta tasa 176 euros al año frente a los 28 euros de Soria, una diferencia del 628% por el mismo servicio. Asimismo, la OCU ha avisado que en determinados municipios hay ayudas y bonificaciones, pero que la mayoría de los usuarios desconocen. «En la mayoría de las ciudades hay algún tipo de descuento sobre la tasa de basuras (algo que también ocurre en otros servicios, como el del agua): hay descuentos en la tasa por familia numerosa o para hogares donde haya algún discapacitado, para pensionistas con bajos ingresos…», señala el estudio. «Algunos municipios aplican incluso bonificaciones por criterios medioambientales: descuentos para quienes acrediten usar puntos limpios, por ejemplo», continúan.

En este sentido, pone de manifiesto «la falta de información y transparencia», un problema común en todas las ciudades, y constata que «el ciudadano no tiene claro qué paga, ni cuánto, ni por qué ni para qué». «Unos criterios cambiantes y arbitrarios no contribuyen tampoco a poner las cosas fáciles», han apuntado.

La tasa de basuras es el instrumento con el que casi todos los ayuntamientos sufragan la recogida y tratamiento de los residuos que los consumidores generan en casa, señala OCU, que ha constatado que el importe cobrado, su periodicidad, los conceptos por los que se abona o las deducciones posibles son muy variables.

Falta de transparencia en los Ayuntamientos

Tras San Sebastián se sitúa Gerona (164 euros) y Granada (142 euros), mientras que la tasa más baja se paga en Alicante y Soria (28 euros en ambas) y León (36 euros). Además, en 6 ciudades (Madrid, Barcelona, Valladolid, Málaga, Las Palmas y Badajoz) no se paga una tasa diferenciada por la recogida de residuos en las viviendas. No obstante, está incluida dentro del IBI, al menos en el caso de Madrid y Barcelona.

La notable diferencia se debe a los criterios establecidos. No obstante, en 20 ciudades la tasa es idéntica para todos los domicilios sin importar el tamaño de la vivienda o cualquier otra consideración. En otras quince es la calle en la que está la vivienda la que marca la tarifa y el valor catastral de la propiedad, en cambio, es el criterio al que se asocia la tasa en Toledo, Burgos, Castellón y, parcialmente, Pamplona, mientras que en Gijón y Vitoria se basan en las dimensiones de la vivienda. Por último, en Zaragoza, San Sebastián, Cáceres y Sevilla la tasa está vinculada al consumo de agua.

Tan dispares como los precios son las bonificaciones. El 70% de las ciudades cuenta con algún tipo, casi siempre, vinculadas a bajos ingresos, aunque las familias numerosas, pensionistas o hogares con algún discapacitado es habitual que tengan un tratamiento especial.

Sin embargo, son una excepción las ciudades que introducen bonificaciones medioambientales. Tan solo en Oviedo, San Sebastián, Lérida y Gerona vinculan su tasa a la participación en programas de reducción de residuos, ya sea facilitando su correcta separación o acudiendo a los puntos limpios.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD