Los grandes interrogantes del juicio contra la supuesta cúpula de Anonymous en España

Los grandes interrogantes del juicio contra la supuesta cúpula de Anonymous en España

20 mayo, 2016
|
Actualizado: 20 mayo, 2016 0:00
|

El juicio contra la supuesta cúpula de Anonymous en España está visto para sentencia, pero deja grandes interrogantes sobre la actuación de la Policía y si R.T.S., Y.L.I. y J.M.Z.F., los acusados, fueron quienes realizaron ataques a la web de la Junta Electoral Central, e intentaron bloquear las del PP y del PSOE. Por el juicio han testificado policías, expertos en informática y los propios acusados.

Los abogados de los tres supuestos miembros de la Anonymous han pedido la absolución, mientras la Fiscalía ha rebajado las penas inicialmente pedidas. Al trío se le acusa de pertenencia a «grupo criminal» y «delito continuado de daños». La Fiscalía ve delito también por la preparación de dos ataques DDoS -denegación de servicio a los usuarios- contra las citadas webs, aunque no el ataque a los partidos no llegó a producirse debido a la intervención policial.

Según el fiscal, el coste del ataque a la web de la JEC  fue de 700 euros, una cantidad significativa a nivel legal, ya que a partir de 400 euros hay responsabilidad penal. No obstante, la defensa esgrimió que el coste real de levantar el sistema no fue tal, ya que el trabajo lo realizó un trabajador en nómina del departamento de informática del Congreso, quien no cobró un extra por ello, según afirmó el director TIC del Congreso de los Diputados, Javier de Andrés Blasco, y recoge Xataka.

La diferencia entre los 400 y 700 euros es que si el coste hubiera sido inferior no habría delito, según las defensas, y por tanto, al afirmarse que lo arregló un trabajador en nómina y que no cobró un extra por ello no habría coste económico para la JEC. El fiscal, por su parte, cree que el hecho sí deriva en otras circunstancias, como que el ataque se produjo durante unas elecciones.

Otra de las incógnitas del juicio es la actuación del policía apodado en las redes IRC como «sprocket». El agente incitó a los miembros a cometer el delito, pero sin haber orden judicial, por lo que no podía trabajar de incógnito. Ante el juez, el policía argumentó que llevaba navegando por esos chats para monitorizar a los miembros de Anonymous. Asimismo, las defensas se han quejado durante sus respuestas en el juicio: «No lo recuerdo» era la más repetida, mientras sí accedió a dar explicaciones al fiscal, quien ve una correcta actuación del agente al afirmar que no estaba infiltrado sino que llevaba una investigación policial.

En las conversaciones en los chats no aparecía el acusado R.T.S. Pese a que los datos de contacto eran públicos, la defensa no entiende por qué el policía no se puso en contacto con él directamente, como si hace con Google y otros proveedores de servicios.

Asimismo, otro de los asuntos que más inquieta a las defensas es el precinto de los ordenadores y discos duros. Y es que, mientras fueron protegidos en 2012, aparecieron archivos con fecha del año siguiente, y no se inutilizaron las entradas USB de los equipos, por lo que podría accederse sin problema. De hecho, según muestra la foto de la Policía, el precinto solo rodea la torre por el lateral, y no por el frontal.

Otro de los interrogantes que plantea el juicio es por qué no se ha investigado el servidor atacado ni los correos almacenados durante los 19 y 20 de mayo de 2011, para conocer si los correos eran reales o bien malignos. Por aquellas fechas ya estaba el 15-M en la Puerta de Sol y las defensas no descartan un envío masivo de los indignados de entonces. El servidor de la JEC, además, no cayó fulminado, sino que tenía caídas intermitentes a lo largo de la madrugada. Pese a ello se les ha acusado de un «ataque grave». Otro hecho destacable es que la JEC no ha acudido al juicio, pese a interponer la denuncia. Ahora el juez deberá tomar la decisión.

Noticias Relacionadas: